12/2/10

Las plantas

Inicio este blog sobre una de mis aficiones favoritas desde hace ya bastantes años.
Esta por lo menos es accesible, ya que ser piloto de aviación lo tengo descartado. Dicho esto, intentaré explicar porqué me decido a publicar un blog sobre plantas y cuando digo plantas incluyo desde una de romero a un olivo; por sus tallos fluye la savia, sea la especie que sea y pertenecen todas al reino vegetal.
¿Como llega uno a aficionarse a las plantas?, supongo que por diversos cauces. En mi caso concreto fué una amiga que nos regaló hace años una Fatsia del Japón (vulgamente conocida como Aralia) y que está prácticamente por todos sitios. Ahí empezó todo, comencé a buscar información sobre como cuidarla y al ir al invernadero por abono supongo, compré mi segunda planta, en este caso me dejé cegar por un vistoso Crotón (Codiaeum), el cual fuera de su acogedor invernadero se sintió fatal y perdió las hojas y después la vida.

Actualmente me defiendo bien con las plantas, aunque sigo cometiendo errores, pero he llegado a la conclusión que ser autodidacta, te da una experiencia propia que no se aprende en revistas o libros.
Aquí intentaré contaros mis truquillos y cada uno los puede aplicar a su manera, pero siempre teniendo en cuenta que tratamos con seres vivos y en condiciones iguales, una misma especie puede darse muy bien y en otras manos con cuidados idénticos ser un fracaso absoluto.
No es una ciencia exacta.
 
Duarante años pensaba que la Aralia solo era una planta de hojas verdes palmeadas sin flor. Esta foto lo desmiente, produce unos racimos con bolas compuestas de florecillas y a la vista de lo concurrida  que está de hormigas deben ser dulces.
 
En esta vista podemos apreciar las flores en comparación con las hojas. En interior nunca había florecido, pero en el jardín si. A pesar de ello, como otras tantas plantas te la venden como si fueran de interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario