22/9/10

FLOR CORTADA : recogida, manipulación y tratamientos

Para que las especies utilizadas en arreglos florales mantengan su belleza durante mas tiempo, se deben seguir algunas recomendaciones referentes a su recogida, manipulación y posterior tratamiento. La recogida debe ser selectiva, ordenada y respetuosa con el medio vegetal, la manipulación por su parte , tiene que basarse en la preparación adecuada de los tallos y la rehidratación de las flores. Por último, los diferentes tratamientos han de aportar a las plantas unas condiciones apropiadas de luz y humedad.

La recogida de flores ha de ser selectiva, se evitará coger demasiadas flores o especies equivocadas, para ello se planificará el uso al que irán destinadas.

Recogida
Las flores se cortarán temprano por la mañana o a última hora de la tarde, nunca durante las horas de excesivo calor. Asimismo se evitará la exposición al sol de las flores recién cortadas.
Se deben elegir solo las necesarias dejando a las plantas las flores necesarias para su desarrollo normal.

Hay que recogerlas antes de que estén totalmente abiertas ya que de otro modo se caerán los pétalos.

Cuando se corten ramas de los arbustos, se elegirán las mal dirigidas o las que se crucen entre sí, siguiendo los principios  de una poda ligera de limpieza.

Se pueden guardar las flores o ramas cortadas en una bolsa de plástico con el fin de que no pierdan humedad, pero no se deben dejar mucho para evitar la podredumbre.



Manipulación de las flores

Preparación de los tallos
En general es necesario la eliminación de las hojas del tercio inferior de cada tallo, ya que se pudren en el agua dando lugar a bacterias que reducen la duración de la flores (las hojas de crisantemo por ejemplo, se descomponen rápidamente).
También es conveniente arrancar las flores y hojas secas.

Para reducir la pérdida de agua, se eliminarán todas las hojas de las ramas con flores delicadas, como Lilas, Clématides  o la lluvia de oro.

En las flores de bulbo se deberá cortar la parte inferior blanquecina que está dentro de la tierra, ya que no absorbe bien el agua.


Si el arreglo floral no se va a realizar inmediatamente después de la recogida, conviene dejar las flores en un cubo con agua en un lugar oscuro y fresco.

Rehidratación de las flores
Los tallos deben tener un tercio de su altura dentro del agua. Los herbáceos y huecos como la gerbera,  el jacinto o el narciso no deben sumergirse más de 10 cms. ya que se pueden pudrir.

Para que la flor recoja mejor la humedad, se introducirá la base del tallo en agua caliente y después en agua fría; este método es especialmente útil para las dalias y las "espuelas de caballero"













Antes de meter las flores en agua, deben eliminarse las hojas de la base de cada tallo para evitar que se pudran.


















Tratamientos
Para que las flores frescas tengan una mayor duración en los recipientes donde se realicen los arreglos, se deberán aplicar los siguientes tratamientos.

Una vez limpio el recipiente se llenará con agua templada.

Si es posible hay que ubicar el arreglo floral en un emplazamiento fresco, húmedo y sin excesiva luz, lejos de radiadores, lámparas o cualquier otra fuente de calor.

Cortar cada dos o tres días unos dos centímetros de la base de los tallos y eliminar las hojas en contacto con el agua.

Pulverizar las flores.

Evitar la creación de combinaciones poco adecuadas; los narcisos, pensamientos y violetas por ejemplo reducen la duración de otras flores.








Algunas flores, como tulipanes y rosas, se pueden rehidratar envolviéndolas en papel de periódico mojado.




Hay que cambiar con frecuencia el agua de los jarrones o recipientes sobre todo si contienen flores de temporada. De paso aprovechamos a cortar un trocito de la base del tallo a cada flor.

Para que las flores cortadas duren más tiempo, se pueden aplicar tratamientos revitalizantes como una aspirina, dos cucharaditas de azúcar o tres gotas de lejía por litro de agua. También se comercializan productos específicos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario