16/2/10

Plantas de interior, de la A a la Z (2)

Achimenes
Las plantas de este género presentan un conjunto espectacular de flores y follaje durante la primavera y verano. Cada Achimenes produce normalmente varios tallos, las hojas son verde oscuro aterciopelado con borde dentado.
Las flores duran pocos días, pero el periodo de floración dura bastante. La longitud de los tallos y el tamaño de las hojas y flores cambia mucho de una especies a otras. Los tallos pueden ser desde 7cms, hasta 75 cms y más, pero esta tienden a que sus tallos se inclinen, por ello son indicadas para la plantación en cestos colgantes.

Cuidados de cultivo
Luz intensa para un crecimiento apropiado, aunque no necesitan la luz directa del mediodía.
Temperatura entre 15 y 25º aunque toleran bajas como 13º no viven sobre los 25º
Riego correcto es imprescindible para el desarrollo al principio de la primavera, si llegase a secarse entraría en reposo. Auméntese al pricipio de la floración.
Abono rico en nitrógeno al principio del crecimiento activo para el desarrollo de las hojas, luego cámbiese a otro rico en fosfato y potasa de nitrógeno para el crecimiento de los capullos
Trasplantes: por división de rizomas podemos sacar nuevos ejemplares y plantarlos aparte en tiestos de 10 cms. sin comprimir la mezcla para evitar encharcamientos.
Propagación por esquejes apicales de 8 cms que enraizarán facilmente a la temperatura de una habitación con luz filtrada y riego abundante.
 En el verano los Achimenes púrpura y rosa se venden en flor, pero tambien hay variedades que se pueden cultivar en turba fibrosa húmeda a temperatura y humedad altas. **********************************************************************************  Adiantum (culandrillo) Los culandrillos se encuentran entre los más populares helechos de tiesto, tienen peciolos finos brillantes y aveces negros. Poseen rizomas que cercen horizontalmente justo bajo la superficie del sustrato. Las plantas maduras producen racimos de esporangios en la cara inferior de las frondas.
 
Crecen sin problema en la naturaleza y se pueden encontrar en zonas humedas de nuestra geografía junto a fuentes y manantiales.

Cuidados de cultivo
Luz: intensa, aunque no deben colocarse bajo la luz del sol directa.
Temperatura: crecen bien en habitaciones e incluso aguantan por debajo de 10º, pero cuando pasan los 25º hay que pulverizarla amenudo y mantenerla húmeda y fresca.
Riego: necesitan una ligera humedad en las raices pero evitar encharcamientos. Lo mejor es sumergirla completamente y no regar de nuevo hasta que sequen 2cm arriba del sustrato.
Abono: depende del tipo de tierra, los helechos no precisan mucha fertilización.
Trasplantes: unicamente cuando aparezcan en la superficie de la mezcla raices de color oscuro. El tiempo para realizar el cambio es en la temprana primavera.
Propagación: se pueden obtener nuevas plantas por división del cepellón de rizomas.
Observaciones: no abusar del exceso de riego o falta de drenaje, es fácil el pudrimiento de las raices.
 

Plantas de interior, de la A a la Z (1)

Abutilon.
El Abutilon es un arbusto de madera blanda con flores en forma de campana. Las flores varían mucho de forma y tamaño pero la mayoría tiene de tres a cinco lóbulos cubiertos de pelo. Los arbustos pueden llegar a medir 1.5 m. de altura, pero también se pueden hacer crecer como rastreros.

Al tratarse de una planta arbustiva tropical, resulta ser motivo de asombro para mucha gente que la ve por estos lugares cercanos a mi casa, hay ejemplares que han crecido varios metros en un par de años.
No es una hazaña difícil pues se trata de una planta extremadamente vigorosa. Lo único que hay que tener presente si se desea alcanzar resultados semejantes es que hay que trasplantarlo a tiempo. Si se empieza a principios de primavera con un esqueje, la planta joven se puede poner en una maceta de 12 cm dentro de los dos meses siguientes, como mucho, en mayo hay que pasarla a otra de 20 cm y al empezar agosto se necesitará una jardinera pequeña, en la que podrá pasar el invierno, porque hacia septiembre el crecimiento empezará gradualmente a cesar.
Durante el invierno es preferible una temperatura de 10-15º, es decir fresca, pero si no molestan las hojas caídas, puede permanecer en el interior de la casa. En marzo se pasará a otro recipiente mayor, y en los dos meses siguientes a uno de diámetro entre 60 y 80 cm.
A finales de julio los tallos más altos pueden alcanzar los cinco metros. Naturalmente una planta semejante necesita mucha agua, unos 10 litros en días soleados. Como los tallos son débiles, es esencial sostenerlos. En su tercer año la planta ya demasiado grande deberá podarse con energía o cultivar otra nueva.
En esta foto un ejemplar algo antiguo de Abutilon megapotamicum, existe una variedad de hojas verdes y otra variegada parecida a la Aucuba.

Si no se trasplanta a tiempo, el Abutilon será atacado seguramente por el gorgojo de la harina.
Los grandes ejemplares arriba descritos se consiguen a partir del hermoso Abutilon striatum









En primer plano podemos ver un Abutilon con sus características flores frente al hibiscus rosa de más al fondo con el cual pueden confundirlo algunas personas no aficionadas, sobre todo por las hojas tan parecidas.


Cuidados de cultivo

Luz intensa con tres o cuatro horas de sol diarias
Temperatura buena la de sala de estar minima 10º C
Riego moderado durante todo el crecimiento
Abono regular cada 15 días durante crecimiento
Trasplantes cada dos o tres años a otra maceta 2.5 cm, dependiendo de la variedad
Propagación por semillas o esquejes (variegata solo)
Observaciones: las especies variegata no se reproducen por semilla, solo por esquejes de entre 7 y 10 cms.


Las variedades recomendadas son A. hybridum (arce de flor), A. megapotamicum (abutilon colgante) y A. pictum (más conocido como A. striatum)
Por la forma de las flores el A. megapotamicum es llamado en algunos lugares "bandera belga" por el color de sus flores totalmente distintas.







*********************************************************************************
Acalypha
Este género incluye algunas plantas notables por sus flores y otras por su follaje aunque sean sus flores insignificantes. Todas tienen un crecimiento anárquico y llegan a convertirse en arbustos deformes de varios metros de altura. Para controlar esto son necesarias podas severas.




-->
Cuidados de cultivo

Luz directa total o tamizada con un visillo

Temperatura sobre 27º mínima de 15 necesitan calor icluso en reposo de invierno.

Riego abundante durante el crecimiento, debe estar siempre húmeda pero no encharcada.

Abono solamente en crecimiento activo una solución liquida nutritiva cada dos semanas


Trasplantes cuando las raices salgan del tiesto, aunque la mayoría no se trasplantan, se deshechan cada año.
Propagación : generalmente esta planta se deshecha al segundo año despues de haber sacado esquejes de entre 7.5 y 10 cm.
Observaciones : Son más atractivas en estado juvenil y por eso se suelen cultivar una o dos temporadas.

Esta variedad es recomendada por sus flores llamativas con falta de pétalos. Sus flores en forma de oruga de hasta 30 cms. son rojo fuerte y forman espigas de unos 2.5 cm. de diámetro; surgen en las axilas de las hojas al final del verano y en otoño.
hay variedades de color blanco y el arbusto puede llegar a medir 1.80 mts de altura.
 
La Acalifa procede del archipiélago australiano. Esta de la foto es la Acalypha Híspida, sus rabos pueden alcanzar los 50 cm. y aunque son rojos, también existe la variedad denominada "Alba" de color blanco.
Hay que quitar las flores secas.


12/2/10

El Jardín

Solo los que trabajan como aficionados en un jardín propio (descarto los empleos municipales etc. que lo hacen como un empleo) saben lo relajante que puede llegar a ser.
Las horas se pasan sin darte cuenta totalmente relajado y lo que es mejor, totalmente desconectado; es como el valium sin química.
Trabajar el jardín sea grande o minúsculo tiene efectos sedantes. No lo sabría explicar, pero el caso es que te centras en lo que haces y no piensas en nada simplemente pasas el rato y acabas satisfecho porque siempre hay algo que mejorar o cambiar. Te da muchas satisfacciones.

Primera recomendación:
Aprovecha todo lo orgánico. No tires a la basura las hojas caídas o cortezas, frutos etc. Hazte con una compostera y arrójalo dentro y si tienes ocasión introduce lombrices, ya que acelerarán el proceso de descomposición y sus excrementos aparte de abono natural, le darán una textura terrosa apropiada para utilizar en macetas y demás.








Cuantas más lombrices tiene la tierra más sana está. Muchas personas creen lo contrario y piensan que destruyen las raices, nada más equivocado.




Cuando llueve mucho y alguna lombríz despistada se va de excursión por las baldosas del suelo, la vuelvo al redil, la tierra.

Segunda recomendación:
Natural natural. Si sigues la primera recomendación, no necesitarás comprar abonos químicos ni plaguicidas. Que tienes pulgones en el rosal, entierra en su base unos dientes de ajo (troceados, que no germinen) las raices absorveran el aroma y a los pulgones no les gusta.


Tercera recomendación:
Las babosas y caracoles se comen mis plantas enteritas. Solución, coloca unos recipientes con cerveza. Yo al pricipio enterraba unos vasos de cristal para facilitarles el ecceso, pero no hace falta. Coge cualquier cacharrito desechable y con una litrona de cerveza de la más barata llenas algunos y los esparces por el terreno.
Al día siguientes encontrarás unas cuantas borrachinas ahogadas dentro de cada vasito, las sacas y dejas la cerveza mientras vaya siendo efectiva.



Para no ser pesado con tanto texto, os coloco una foto de un precioso arbol cuando está floreciendo. La acacia de Constantinopla.

Las plantas

Inicio este blog sobre una de mis aficiones favoritas desde hace ya bastantes años.
Esta por lo menos es accesible, ya que ser piloto de aviación lo tengo descartado. Dicho esto, intentaré explicar porqué me decido a publicar un blog sobre plantas y cuando digo plantas incluyo desde una de romero a un olivo; por sus tallos fluye la savia, sea la especie que sea y pertenecen todas al reino vegetal.
¿Como llega uno a aficionarse a las plantas?, supongo que por diversos cauces. En mi caso concreto fué una amiga que nos regaló hace años una Fatsia del Japón (vulgamente conocida como Aralia) y que está prácticamente por todos sitios. Ahí empezó todo, comencé a buscar información sobre como cuidarla y al ir al invernadero por abono supongo, compré mi segunda planta, en este caso me dejé cegar por un vistoso Crotón (Codiaeum), el cual fuera de su acogedor invernadero se sintió fatal y perdió las hojas y después la vida.

Actualmente me defiendo bien con las plantas, aunque sigo cometiendo errores, pero he llegado a la conclusión que ser autodidacta, te da una experiencia propia que no se aprende en revistas o libros.
Aquí intentaré contaros mis truquillos y cada uno los puede aplicar a su manera, pero siempre teniendo en cuenta que tratamos con seres vivos y en condiciones iguales, una misma especie puede darse muy bien y en otras manos con cuidados idénticos ser un fracaso absoluto.
No es una ciencia exacta.
 
Duarante años pensaba que la Aralia solo era una planta de hojas verdes palmeadas sin flor. Esta foto lo desmiente, produce unos racimos con bolas compuestas de florecillas y a la vista de lo concurrida  que está de hormigas deben ser dulces.
 
En esta vista podemos apreciar las flores en comparación con las hojas. En interior nunca había florecido, pero en el jardín si. A pesar de ello, como otras tantas plantas te la venden como si fueran de interior.