10/6/10

ASPARAGUS

Asparagus o esparraguera.
El género Asparagus, que incluye al espárrago comestible, comprende también una serie de especies y variedades cultivadas en interior por su follaje plumoso y atractivo, formado por pequeñas ramas modificadas que imitan hojas.

Muchos aficionados las llaman esparragueras de interior.
Es asombrosa la semejanza con el espárrago comestible. La esparraguera es una planta fuerte que soporta los malos tratos, pero que se cultiva poco.

Muchas esparragueras tienen raices tuberosas, algunas poseen tallos delicados entrelazados y otras producen frondas plumosas a partir de una corona central. Las flores son pequeñas e insignificantes, aunque en algun caso exhalen perfume, y son seguidas por bayas rojas, naranja o púrpura.

Los espárragos de interior son vulgarmente confundidos con helechos, a causa de una ligera semejanza con los de tiesto; sin embargo estan estrechamente emparentados con las azucenas.


En los arreglos florales se empleaban antaño con gran profusión Asparagus seteceus mas conocido como plumosa.


No es una planta de interior fascinante, pero crecerá muy bien en una posición oscura. Las plantas grandes desarrollarán zarcillos.


La variedad Asparagus densiflorus si es una planta de interior atractiva. Esta es también una planta vigorosa y prosperará incluso a metros de la ventana.


El género Asparagus comprende un centenar de especies del sur de Europa, Africa y Asia, algunas de las cuales producen los espárragos comestibles o turiones, brotes procedentes de la raiz.
Asparagus densiflorus (Tiesto amarillo) Asparagus esprengeri (Tiesto rojo) A. Setaceus (derecha)

Ciertas formas crecen silvestres en el campo (espárragos trigueros) en gran parte del territorio español y otras se cultivan mediante técnicas especiales.
En la foto superior el Asparagus asparagoides, quizá mas conocida por los floristas como Medeola. En la década de los años 20 y 30, los zarzillos maduros se empleaban con frecuencia en el adorno de las mesas, para hacer guirnaldas para el pelo y para aplicaciones por el estilo, porque las hojas se mantienen frescas y verdes durante mucho tiempo. Es una buena planta colgante para la sala de estar.
En el exterior prospera muy bien y se llena de ballas rojas tras la floración. Esta en concreto la he podado a ras de tierra cuando ha perdido atractivo, por caida de hojas o amarilleamiento, y sale con fuerzas renovadas. Es una planta todo terreno.


Cuidados de cultivo

Luz: Se da muy bien en posiciones de sol y sombra, aunque algunas pueden sufrir quemaduras
Temperatura: La normal de una habitación pero soportan hasta 10º y menos
Riego: Abundante durante el periodo de crecimiento, sumérjase de vez en cuando todo el tiesto
Abono: Cada dos semanas durante el crecimiento
Trasplantes: Se usa una mezcla normal para plantas de interior, se cambia cada año a un tiesto un nº superior, y a los tres años las matas deben dividirse y replantarse
Propagación: El método más comun es por división de raices, aunque las semillas germinan bien en habitaciones cálidas. La planta de la primera foto creció sola, eso indica que los própios pájaros o el viento transportan semillas que agarran sin mayores dificultades.
Observaciones: Un compuesto algo calizo para macetas sería el sustrato apropiado


3/6/10

APOROCACTUS

Aporocactus
Esta es una planta para aficionados ya pasada de moda y que raras veces la vemos en tiendas. Existen cinco especies de Aporocactus, pero solo están extendidas como plantas de interior una de ellas y su híbrido.


Estos cactus del desierto tienen tallos colgantes que pueden alcanzar más de metro y medio, con areolas claramente espaciadas a lo largo de las costillas.
Las flores aparecen con abundancia en primavera y pueden prolongarse hasta casi dos meses. Cada flor en particular dura apenas una semana.



Sus tallos rastreros convierten este cacto en una planta ideal para tiesto colgante. Se suele armar la maceta con una capa de musgo, rellenando el centro con mezcla para planta de interior.



La variedad del dibujo Flagelliformis es la  recomendada, sus tallos rastreros pueden alcanzar 1.80 mt. de longitud por 1 cm de diámetro en el transcurso de cinco años. Cada uno de los tallos tiene de 8 a 12 costillas de un verde intenso, separadas por anchas depresiones. Las flores tubulosas rosáceas miden 5 cm. por 2.5 cm. de anchura.




Como ya hemos dicho al principio, es difícil de comprar pero por su facilidad de arraigo , siempre podemos obtener algun esqueje de persona amiga. Se deben dejar secar durante algunos días y plantar luego en una mezcla arenosa, para pasarloa luego a una mezcla para cactus.


Durante el periodo de enraizamiento, el esqueje se puede entutorar, asegurándose que se ha plantado con la parte superior hacia arriba, si se planta demasiado somero, este no enraizará.
A las pocas semanas ya tendrán raices como cualquier planta adulta y se la puede tratar com a tal. Tambien se pueden obtener de semillas.




Cuidados de cultivo

Luz: Muy soleada y luminosa
Temperatura: Moderada en invierno entre 10 y 16 grados para favorecer la floración.
Riego:Mantener la mezcla húmeda permanentemente durante la floración sin llegar a encharcar. Durante el periodo de reposo dejar secar la tierra entre dos riegos.
Abono: Cada dos semanas se puede fertilizar con el mísmo producto empleado para el tomate.
Trasplantes: Deberá traspalntarse anualmente si el crecimiento es el correcto. Lo observaremos por la cantidad de raices que llenan el tiesto. Otro motivo es que este cactus absorbe los nutrientes de la tierra agotándolos rápidamente.
Propagación: Por esquejes de 15 cm. apicales o de tallo y semillas
                                       Una foto de la Aporocactus Flagriformis