22/9/10

FLOR CORTADA : recogida, manipulación y tratamientos

Para que las especies utilizadas en arreglos florales mantengan su belleza durante mas tiempo, se deben seguir algunas recomendaciones referentes a su recogida, manipulación y posterior tratamiento. La recogida debe ser selectiva, ordenada y respetuosa con el medio vegetal, la manipulación por su parte , tiene que basarse en la preparación adecuada de los tallos y la rehidratación de las flores. Por último, los diferentes tratamientos han de aportar a las plantas unas condiciones apropiadas de luz y humedad.

La recogida de flores ha de ser selectiva, se evitará coger demasiadas flores o especies equivocadas, para ello se planificará el uso al que irán destinadas.

Recogida
Las flores se cortarán temprano por la mañana o a última hora de la tarde, nunca durante las horas de excesivo calor. Asimismo se evitará la exposición al sol de las flores recién cortadas.
Se deben elegir solo las necesarias dejando a las plantas las flores necesarias para su desarrollo normal.

Hay que recogerlas antes de que estén totalmente abiertas ya que de otro modo se caerán los pétalos.

Cuando se corten ramas de los arbustos, se elegirán las mal dirigidas o las que se crucen entre sí, siguiendo los principios  de una poda ligera de limpieza.

Se pueden guardar las flores o ramas cortadas en una bolsa de plástico con el fin de que no pierdan humedad, pero no se deben dejar mucho para evitar la podredumbre.



Manipulación de las flores

Preparación de los tallos
En general es necesario la eliminación de las hojas del tercio inferior de cada tallo, ya que se pudren en el agua dando lugar a bacterias que reducen la duración de la flores (las hojas de crisantemo por ejemplo, se descomponen rápidamente).
También es conveniente arrancar las flores y hojas secas.

Para reducir la pérdida de agua, se eliminarán todas las hojas de las ramas con flores delicadas, como Lilas, Clématides  o la lluvia de oro.

En las flores de bulbo se deberá cortar la parte inferior blanquecina que está dentro de la tierra, ya que no absorbe bien el agua.


Si el arreglo floral no se va a realizar inmediatamente después de la recogida, conviene dejar las flores en un cubo con agua en un lugar oscuro y fresco.

Rehidratación de las flores
Los tallos deben tener un tercio de su altura dentro del agua. Los herbáceos y huecos como la gerbera,  el jacinto o el narciso no deben sumergirse más de 10 cms. ya que se pueden pudrir.

Para que la flor recoja mejor la humedad, se introducirá la base del tallo en agua caliente y después en agua fría; este método es especialmente útil para las dalias y las "espuelas de caballero"













Antes de meter las flores en agua, deben eliminarse las hojas de la base de cada tallo para evitar que se pudran.


















Tratamientos
Para que las flores frescas tengan una mayor duración en los recipientes donde se realicen los arreglos, se deberán aplicar los siguientes tratamientos.

Una vez limpio el recipiente se llenará con agua templada.

Si es posible hay que ubicar el arreglo floral en un emplazamiento fresco, húmedo y sin excesiva luz, lejos de radiadores, lámparas o cualquier otra fuente de calor.

Cortar cada dos o tres días unos dos centímetros de la base de los tallos y eliminar las hojas en contacto con el agua.

Pulverizar las flores.

Evitar la creación de combinaciones poco adecuadas; los narcisos, pensamientos y violetas por ejemplo reducen la duración de otras flores.








Algunas flores, como tulipanes y rosas, se pueden rehidratar envolviéndolas en papel de periódico mojado.




Hay que cambiar con frecuencia el agua de los jarrones o recipientes sobre todo si contienen flores de temporada. De paso aprovechamos a cortar un trocito de la base del tallo a cada flor.

Para que las flores cortadas duren más tiempo, se pueden aplicar tratamientos revitalizantes como una aspirina, dos cucharaditas de azúcar o tres gotas de lejía por litro de agua. También se comercializan productos específicos.


Felicitación original

Si queremos sorprender a algún amigo-a con una felicitación original, podemos preparar un semillero de crecimiento rápido que forme su nombre.
Se deben emplear semillas de hoja pequeña y ordenada como las de las lentejas, los babanitos, la alfalfa o la mostaza. Para ello necesitaremos una bandeja poco profunda, las semillas, un paquete de lagodón hidrófilo o una hoja de papel secante o absorbente.

Primero
Con el algodón hidrófilo bien extendido, o el papel absorbente se recortan las iniciales o el nombre de la persona a felicitar, con letras bien grandes.



Segundo
Se colocan las letras sobre la bandeja y se cubren con las semillas. Después se empapa de agua el algodón o el papel.







Tercero
Se coloca la bandeja en un lugar soleado o muy luminoso y cálido con cuidado de que no se sequen las semillas.
El riego debe ser cuidadoso para no inundarlas.


Cuarto
A los pocos días habrán germinado y el nombre comenzará a tomar forma.
Cuando las plantitas hayan crecido, se regarán con un pulverizador para no estropearlas y ya estamos listos para sorprender.


1/9/10

SIMBOLOGÍA DE LAS FLORES

El regalo de un ramo de flores constituye todo un lenguaje de signos figurados que ayudan a evidenciar sentimientos que, a veces, son difíciles de expresar con palabras. Cada flor posee un significado diferente. Incluso dentro de la misma especie, una variedad puede modificar  o matizar el mensaje que se pretende dar. En cualquier caso, las flores son símbolo de fugacidad, fragilidad y belleza.

                      Agérato
Representa la eterna juventud, por eso regalar una maceta con la planta florida a personas que no son jóvenes constituye un halago y un símbolo de buen augurio.










La palabra griega ageratos significa sin vejez.

                                      Alhelí
El Alhelí amarillo simboliza la fidelidad, tradición que parece venir de los romanos, quienes hacían coronas de flores de alhelíes para los recién casados. Su nombre original Cheiranthos, significa flor para llevar en la mano, es decir para disfrutar de su exquisita fragancia.







                                      Anémona
Los enamorados del siglo XIX, cuando querían dar por terminada una relación, enviaban una de estas flores en señal de abandono. Esta especie está incluida en el grupo de flores tristes, de hecho para los etruscos era el emblema del luto.
                                                               Azucena
Su simbología es muy antigua y siempre se ha identificado con la pureza y la majestad, por ello es la flor de la Virgen en la religión católica, tradición posiblemente heredada del culto a Venus y Juno, a quienes se representaba también con una azucena.










                         Clavel
Se le asignan significados muy diferentes dependiendo del color;
El blanco simboliza indiferencia, el amarillo desdén; el rojo amor puro; el rosa, no te olvido y los de colores jaspeados "confía en mí"






Crisantemo
Se identifica popularmente como la flor de los muertos por su época de floración, en Noviembre; por el contrario en Japón, de donde es originario, es la flor de la vida.

El lenguaje floral le da una connotación tan romántica como la de
"no tardes"


















Dalia
Pose el extraño significado de presagio, por lo que se cree que enviar un ramo de dalias da a entender la proximidad de un acontecimiento feliz, como la maternidad, una visita inesperada o la petición de matrimonio.



          






             Gladiolo

"Has  herido mi corazón" es el significado que se da a esta flor por la forma de largas cuchillas que tienen sus hojas; herida ambigua que se puede atribuir al abandono de la persona querida o por el contrario a un flechazo amoroso.

                          Margarita
Su simbología de duda en el amor es todo un clásico.
Con los pétalos de sus flores, los enamorados resolvían la incertidumbre sobre los sentimientos de la persona amada.

Por su parte las jóvenes indecisas se coronaban con margaritas para mostrar su estado de indecisión.



                                     Narciso
El mito del joven Narciso enamorado de sí mismo, se identifica con esta flor por su corola que mira al suelo, como aquél se miraba en el agua.
Simboliza el amor egoísta y la vanidad.

                                           Rosa
La reina de las flores ha sido tan apreciada desde antiguo por pueblos tan diferentes que su simbolismo es largo y variado; sin embargo en todos los casos la rosa está ligada a la idea de la belleza. La roja suele reflejar la voluptuosidad, la blanca el candor, y la amarilla la infidelidad.