22/2/11

Los Bosques

Los bosques, parecen organismos gigantescos con vida propia, y lo son, pero es cuando alcanzamos a conocerlos con detalle introduciéndonos en su entrañas y entrando en contacto con la singularidad de cada árbol y especie, cuando nos percatamos de la grandiosidad de la vida que se acumula. Que poca importancia le da la industria, o la especulación, cuando cercenan hectáreas y hectáreas de esta maravillosa fuente de oxígeno, vida y fuente de vida para animales y microorganismos que lo habitan.
El árbol, en su cíclico morir y reverdecer, aparece como figura universal de generación y ha sido reconocido, históricamente, como un criatura especial en la naturaleza, destacando en todas las culturas por su presencia, su asombrosa perdurabilidad y un sutil halo de misterio y simbolismo. Mito, leyenda, símbolo y alegoría han surgido ante la presencia de cualquier grandioso y sobervio ejemplar.
"Yo amo los grandes árboles, ellos son los antepasados. Si no quisiera tanto a las plantas no sabría como vivir, y casi desconfío del hombre que no las ame". Esto dejó escrito el gran hombre de estado Otto von Bismarck y me parece que muchos lo podemos suscribir.
Todos estamos preparados para admirar la hermosura de los árboles, disfrutar su sombra o sus frutos, pero tal vez no podamos decir que los conozcamos bien.

Una cosa deseo ver acabada de tratar; y es lo que toca a la conservación de los bosques y aumento de ellos, que es mucho menester y creo que andan muy al cabo; temo que los que vinieren después de nosotros han de tener mucha queja de que se los dejemos consumidos, y plegue a Dios que no lo veamos en nuestros días.

Felipe II

El hombre de estos campos que incendia los pinares y su despojo aguarda como botín de guerra, antaño hubo raído los negros encinares, talado los robustos robledos de la sierra.
Hoy ve a sus pobres hijos huyendo de sus lares; la tempestad llevarse los limos de la tierra por los sagrados ríos hacia los anchos mares; y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra.


Antonio Machado


"En los tiempos que vivimos, la humanidad se acerca a sus orígenes volviendo la mirada a la naturaleza, creciendo la concienciación mediambiental de la sociedad y, en consecuencia, la preocupación por una gestión sostenible de los recursos naturales y por la conservación de la diversidad del planeta."

Antonio Rigueiro. Ingeniero de montes, profesor y escritor.



...y llamándome yo el pastor "Quijótiz" y tú el pastor "Pancino", nos andaremos por los montes, por las selvas y por los prados...Daranos con abundantísima mano de su dulcísimo fruto las encinas, su asiento los troncos de los durísimos alcornoques, sombra los sauces, olor las rosas, alfombras de mil colores matizadas los extendidos prados...

Miguel de Cervantes
El Quijote 



1 comentario:

  1. hola Rafael es primera vez que entro en tu blog
    y esta hermoso.
    y los cactus que decir.
    saludos.
    te dejo mi link por si quieres pasar.

    http://marycactus.blogspot.com/

    ResponderEliminar