31/3/11

GLICINIA

GLICINIA (Wisteria sinensis)

La Glicinia es un especie ideal para formar emparrados, pérgolas, muros, espalderas o vallas. También puede usarse para cubrir troncos de árboles gruesos e incluso postes o farolas. Es una planta riginaria de China, pero que se ha adaptado muy bien a nuestro clima mediterráneo. Pertenece a la familia de las Fabaceae y sus requisitos para cultivarla son sencillos.

Una entrada totalmente tomada por esta hermosa planta arbustiva.

La Glicinia no es delicada con respecto a los suelos, se adapta a casi todos excepto a los muy alcalinos. Es una planta de jardín, por lo que el sol directo no solo, no le perjudica sino que lo agradece, aunque el tronco puede estar en sombra.

Para disfrutar de todo su esplendor, será necesario podarla dos veces al año como mínimo. Una vez en febrero, dejando dos o tres yemas en las ramas secundarias, y otra en julio, a finales preferiblemente acortándola a cinco hojas para conseguir una floración abundante. Los riegos durante los primeros años deberán ser moderados e ir reduciéndose con la edad.
Esta foto da fe de lo que comentaba al inicio de esta entrada. La planta puede cubrir todo tipo de postes o farolas, en este caso una farola próxima a la casa.

Esta es una planta muy resistente a las enfermedades, sin embargo el exceso de cal en el suelo le produce clorosis férrica, que se corrige aplicando quelatos de hierro. La mosca blanca y la cochinilla también pueden dar algún problema.

 Sus hojas son caducas y están compuestas por foliolos ovales de color verde claro. En el invierno todo el conjunto es un entramado de ramas aparentemente secas, hasta que comienza a retomar el verdor con fuerza y rapidez. Resiste bien las heladas.
Las flores aparecen un poco antes que las hojas y son de un color entre azul-violáceo y blanco.

Los racimos florales miden entre 15 y 35 cm. 
Es aconsejable comprarla cuando está en flor, para saber el tono del color y el aroma de lo que vamos a plantar. Como curiosidad decir que es una planta tóxica, cosa por otro lado nada especial en el mundo vegetal. La Adelfa, el Ricino o la Dieffenbachia sin ir más lejos lo son y están por todas partes.

Cuidados de cultivo

Luz: Solar directa
Temperatura: 10 a 25º
Riego: moderado
Abono:
Trasplantes:
Propagación: acodo y esquejes
Observaciones: Hay que podarla a nuestro antojo para que invada solo la zona que queramos cubrir.


Mimosa amarilla (Acacia)

ACACIA dealbata (Mimosa)

Aunque esta planta acostumbra a venderse como Mimosa, es otra variedad, esta Acacia arnata tiene una gran semejanza con ella.
Se trata de un árbol de hoja perenne y de porte globoso. Su crecimiento es rápido y alcanza con facilidad 15 y 20 m de altura dependiendo de las condiciones de espacio.Los cuidados son muy sencillos, pero hay que tenerla en una situación fresca en invierno (la planta en maceta). Algo que resulta absolutamente esencial.

Durante el verano, las macetas, que no tienen que ser demasiado grandes, están mejor en un sitio resguardado y soleado en el exterior. La variedad que aparece en la foto inferior no crece más de 80-150 cm.








Una verdadera Mimosa crecería hasta no caber en el invernadero en poco tiempo como las imágenes primera y tercera.

La multiplicación se hace mejor por esquejes de talón. Si se hace con semillas estas deberán ser previamente preparadas, ya que no germinan con facilidad.



Las flores amarillas aparecen en los últimos meses de invierno, con lo cual enero y febrero están en todo su esplendor llegando a marzo, dependiendo de la zona climática. La rapidez con la que crece esta Acacia nos debe hacer replantear su ubicación, pues en pocos años tendremos un árbol de considerable altura y que una vez pasada la floración suele ensuciar mucho el suelo. Tanto flores marchitas, como las hojas (semejantes al Eucaliptos) nos darán trabajo continuamente si lo ubicamos en una pequeña terraza por ejemplo, con una mesa o sillas debajo.

Otra razón para pensar bien su ubicación, es la enorme masa de ramas arqueadas por su longitud y gran copa que se formará invadiendo arbustos o árboles cercanos.
Esta acacia luce en espacios abiertos, grandes terrenos o jardines, pero es poco recomendable en jardines pequeños pues además tiende a desarrollar brotes desde la tierra junto al tronco madre, que si los dejamos harían otra mimosa en poco tiempo.
Esta variedad puede conseguir un gran tamaño en pocos años. Esta de la foto se encuentra en un solar empleado como aparcamiento, sin ningún tipo de cuidado especial y aún así prospera perfectamente.

Otro ejemplar en el mismo solar, a solo unos metros, (seguramente es un retoño subterráneo de su compañera) no es raro que crezcan nuevas plantas desde el suelo cerca de la planta madre.


 Cuidados de cultivo

Luz: Siempre en un sitio muy iluminado
Temperatura: Entre 3 y 10º por la noche (esencial situación fresca en Invierno)
Riego: moderado, la tierra no debe secarse
Abono:
Trasplantes:
Propagación: por esquejes de talón preferiblemente aunque se puede obtener de semillas a finales de invierno o principios de primavera.
Observaciones: No necesita condiciones especiales, pero si hay que protegerla de vientos fuertes.


10/3/11

MIMOSA SENSITIVA

MIMOSA sensitiva o pudica (leguminosae)
La Mimosa pudica es la mas cultivada del género de las interiores. Las mimosas de las floristas son ramas floridas de color amarillo con un aroma característico, y pertenecen en realidad a otro género, Acacia arnata. Ambos géneros tienen follaje y flores muy parecidas. Como planta de interior, la Mimosa pudica es notable por sus hojas plumosas, sus flores parecidas a pompones peludos, y por la forma sorprendente en que se cierran sus hojas al menor roce.
 Flor de la mimosa sensitiva. La otra veriedad más conocida en forma de arbol produce racimos de flores amarillas.
 Al tocarlas, las hojas se cierran sobre sí mismas y los peciolos se inclinan hacia abajo. El efecto se transmite en cadena de unas hojas a otras, pudiendo llegar a causar el aparente colapso de la planta. Este colapso es temporal, y al cabo de media hora más o menos, la planta se recupera del todo. Cuando este movimiento se produce demasiadas veces o muy a menudo, la planta reacciona más lentamente e incluso puede llegar a ser casi insensible de la provocación excesiva.

En la base de cada hojuela hay un depósito de agua. Al ser estimulada secreta una sustancia química que provoca el vaciado de estos depósitos, haciendo que la hoja se doble y esconda.


Esta foto muestra lo que ocurre cuando durante el día, con una temperatura mínima de 18º, se toca la Mimosa pudica. Las hojas pinnadas se abaten y pliegan inmediatamente. Durante la noche están plegadas.

Esta planta se desarrolla como pequeño arbusto de unos 50 cm., y presenta tallos muy ramificados, con hojas verde brillante y peciolos de 10 cm. de longitud. Los tallos son espinosos y escasamente cubiertos de finos pelos y blancos. Las hojas  bipinnadas, es decir divididas en dos pinnas que a su vez se dividen en foliolos o pinnas más pequeñas (pinnulas). Las pinnas estrechas, y de 2 a 5 cm. de longitud, están divididas en pinnulas elípticas de 6 mm de longitud, ordenadas por pares opuestos a lo largo del peciolo.
Desde la mitad de la primavera al comienzo del otoño, aparecen en las axilas de las hojas cortos pedúnculos con racimos de 5 a 8 flores rosa malva. Cada flor está formada por centenares de finos filamentos que forman una borla vellosa de entre 6 a 12 mm. de diámetro.

M. Pudica es una planta que puede vivir largo tiempo en interior. Como pierde atractivo con el tiempo, los aficionados prefieren desecharla tras la floración y adquirir otra planta joven en la primavera siguiente que mantienen en interior hasta mediados de otoño.








 Una mimosa recién plantada en tierra, tiene sus peciolos y hojas plegados tras el riego.


Cuidados de cultivo

Luz: Precisan luz intensa. Para que florezca con éxito en verano, necesita tres o cuatro horas diarias de luz solar directa.
Temperatura: Cálida entre 16-20ºc por la noche y mucha humedad.
Riego: Moderado y evitando que el cepellón se seque.
Abono: Cada dos semanas un fertilizante con alto contenido en potasa
Trasplantes:Aunque de temporada, requiere trasplantar a menudo a una maceta 2.5 cms mayor. Se advierte cuando es necesrio al asomar raíces por los orificios de drenaje
Propagación:A partir de semillas en siembras realizadas al principio de la primavera en tiestos de 7 cm se entierran de 2 a 3 semillas y colocándolas bajo luz intensa
Observaciones: No les gusta el humo
De este tamaño en referencia a la copa, podemos comprarla normalmente en primavera y a un precio muy económico respecto a otras plantas de interior.

En la foto inferior se aprecia el desarrollo como planta rastrera. Es perenne, quiere decirse que siempre tiene hojas, aunque no las mismas, pues las va cambiando.