14/10/11

Los arboles de ibiza

No solo de plantas de invernadero vive este blog. Ya he apuntado ideas en la entrada que hice sobre los bosques. Ahora quiero hacer una recopilación de la flora que veo a diario en la isla donde vivo, pero dejando a un lado las plantas, que darían para largo y centrándome solo en los árboles y algún que otro arbusto.

Aproximadamente empecé a fotografiar mi entorno en la primavera de 2005, y ahora revisando las fotos, he visto la variedad (dentro de lo relativo de un territorio de quinientos kms2 de superficie). Creo interesante mostraros los árboles y arbustos que habitan con nosotros este trozo de tierra en medio del mar Mediterráneo.

Dejando a un lado el tema de las palmeras, primero porque no son árboles y segundo porque ya es invasión. Parece que los municipios de Baleares solo saben plantar palmeras por doquier y por miles;  y sin quitarles mérito, creo que un poco de variedad no vendría mal.

ALMENDROS, OLIVOS, HIGUERAS Y ALGARROBOS


Así es, en esas tres especies se fundamentan la gran mayoría de árboles cultivados tradicionalmente en Ibiza. Los pinos son mayoría por supuesto; todas las montañas están pobladas de pinos. De hecho a las Islas de Ibiza y Formentera se les ha denominado Islas Pitiusas o islas de pinos. Aquí no encontramos robles, encinas acacias, u otras variedades. Donde miremos veremos pinos.
Otra cosa es lo que los habitantes de antaño plantaban para su consumo y explotación.
De importancia principal, el clima es el que ha marcado por generaciones lo que se puede y no puede cultivar; así pues como en Italia, las islas griegas o el norte de África, es el olivo el que durante milenios ha sido explotado por su madera y aceite.
El algarrobo, un árbol duro que ha alimentado al ganado ovino predominante sovre el bovino y del que los ibicencos han sabido extraer un licor llamado Palo.
La almendras y los higos han estado igualmente presentes en la economía y gastronomía de los "payeses" (denominación catalano-balear de los campesinos).
Muy celebrada y trabajosa de hacer, es la popular "salsa de almendras" que se hace por Navidad. Las familias te invitan a degustarla, pues al igual que el vino payés en cada sitio tienen su estilo. La textura de la "salsa",  tiene la consistencia más o menos espesa dependiendo de los gustos de un caldo y se toma caliente.
Todo esto viene a cuento de la adaptación de la vida rural a sus árboles y por consiguiente a sus frutos.

Rara es la casa que carece de algún algarrobo en su terreno, aunque sea moderna




 En diciembre los campos de almendros parecen sin vida, solo acebuches como el de esta foto en primer plano dan verdor.

Febrero es el mes donde los campos ibicencos aparecen como nevados por la cantidad de flores de los almendros, luego enseguida aparecen verdes con la aparición de las hojas y las incipientes almendras


 Siempre me ha gustado el dramatismo de los almendros en su periodo de letargo, y con estos cielos quien se resiste a tomarles fotos.




La suavidad del invierno propicia floraciones tempranas. Esta foto es de principios de febrero. Sabinas margaritas y un almendro tardío en florecer, forman un estampa primaveral.







Pinos, almendros y algarrobos. Estampa típica del campo pitiuso.






                           Olivos y algarrobos














Los troncos retorcidos de olivos centenarios son característicos del archipiélago balear. En los últimos años se han trasplantado a fincas privadas con precios de infarto.
El camino da un rodeo como para dejar paso a este hermoso y antiguo olivo


No pude resistir inmortalizar este ejemplar de un olivo dentro de un portal, buscando la luz parecía querer emanciparse. A día de hoy le han recortado las ideas y las ramas.
                      
                                        Algarrobos






Los viejos ejemplares de algarrobo como las viejas tortugas o ballenas llevan incrustadas en sus añejas pieles parásitos de todo tipo.


Este viejo ejemplar ya acabó su recorrido vital
Todo lo contrario que estas lozanas hojas de un ejemplar muy vivo fotografiado hace un par de días.


                                                    Higueras






Musgos y líquenes invaden a estos viejos ejemplares de higuera. En la isla vecina, Formentera hay una muy famosa que los turistas visitan por su amplitud, la llaman "la higuera de los cien palos", por el apuntalamiento de las ramas que le ha permitido extenderse sin arrastrarlas por el suelo.





Pinos y sabinas


 El bosque de ibiza esta compuesto por pinos mayoritariamente











 El turismo y sus "comodidades" no está reñido con la flora local.

                                         Sabinons, el fruto de la sabina




                       Una solitaria cerca de Port des Torrent


 Imponente ejemplar de sabina. Las vigas de las casas payesas han sido durante años construidas con la madera de estas duras sabinas. Son muchos los años necesarios para formarse troncos lo suficientemente gruesos y largos para formar vigas. Hoy es una especie protegida.











Verde pino
La resina de esta rama parece un llanto por el miembro amputado
 La costa también está plagada en la zona de "Els Amunts" en el norte de la isla de pinos con vistas privilegiadas.


Y aquí en el sur en la zona de Es Cubells (San José)
                          Esta sabina parece mimetizarse con el color del mar.
                                   Precioso ejemplar de pino en Cala Bassa


                                         Sinuosos troncos y raíces en las playas






 Pino en la famosa playa de Las salinas






Dejaremos la costa para ver otro tipo de pinos. Estos árboles, sí nos dejan ver el bosque.














Y para finalizar un ejemplar que nada tiene que ver con los anteriores pero que vigila y protege la iglesia de Santa Inés. Por eso y por sus bonitos colores otoñales merece aparecer en este monográfico de árboles ibicencos.


El olivo omnipresente también a la izquierda de la foto, y las higueras abajo.