728

5/4/12

SINNINGIA (Gloxinia)

Las gesnerias más conocidas son las llamadas gloxinias, híbridos y variedades de Sinningia speciosa. Pero en el género Sinningia hay otras especies muy diferentes de las gloxinias de los floristas que nada tienen que ver.
Las gloxinias de los floristas y especies vecinas de Sinnigia se distinguen por sus hojas aterciopeladas y cortos tallos, la especie original procede de Brasil. Las flores, en forma de trompeta, tienen un cáliz estrellado de cinco lóbulos y una corola también con cinco lóbulos. Pueden ser blancas, rojas o púrpuras y tienen un periodo  de letargo de cinco a seis meses. Los tres tipos de Sinnigia tienen algunos rasgos comunes: tallos que nacen de tubérculos fibrosos y raíces que nacen encima y no debajo de los tubérculos.
La más conocida y comercializada es la S. speciosa que ha dado lugar a muchas variedades.
Gloxinia de los floristas o híbrido de S. speciosa

La especie tiene tallos pubescentes que pueden alcanzar los 30 cm. Las hojas, opuestas, ovales y aterciopeladas, de borde festoneado, miden 20 cm de longitud y 15 de anchura, con peciolos de 4 cm. El limbo es verde medio, con nervios verde más claro en el haz y verde pálido lavado en rojo en el envés. De 1 a 3 pedúnculos florales de 10 cm, nacen a partir de las axilas de las hojas superiores. Cada uno porta una flor colgante cuya corola, de 4 cm, tiene un cáliz estrellado de 2 cm. Los dos lóbulos superiores de la corola son reflejos, mientras que los otros tres se mantienen rectos. Las flores son blancas, rojas y violetas, con rayas amarillas o blancas. La garganta puede estar manchada de rojo, y la floración dura dos meses y se produce en verano.

S. speciosa

Los híbridos de S. speciosa son generalmente acaules y tienen hojas más grandes y coloreadas que la especie tipo. Además sus flores, en forma de embudo, tienen lóbulos iguales y simétricos que dejan ver la garganta. Puede tener más de cinco lóbulos en la corola y sus bordes fruncidos las hacen parecer dobles.

CUIDADOS DE CULTIVO
Durante el periodo de crecimiento activo, precisan de luz intensa filtrada. La luz no tiene incidencia alguna durante el periodo de letargo. Las variedades miniatura se desarrollan bien bajo luz fluorescente, para ello se han de situar a unos 25 cm. de los tubos, durante 12 horas al día.
Respecto a la temperatura, prefieren permanecer entre 18-24 ºC durante el crecimiento activo. Se han de situar sobre bandejas con guijarros húmedos. Por encima de los 24º deberán vaporizarse con agua alrededor de la planta, sin pulverizar las hojas directamente, pues se mancharían las hojas y flores.
Los tubérculos durmientes se guardarán a una temperatura entre 7 y 16º.
En lo tocante al riego, este debe ser abundante durante el periodo activo, sin colocar platillos bajos las macetas. Cuando la temperatura baje de 18º, se regarán menos, hasta que ascienda de nuevo la temperatura.
Al comienzo de la floración se debe fertilizar con abono líquido hasta la muerte de las partes aéreas, una vez cada quince días.
En los trasplantes se debe utilizar una mezcla formada por partes iguales de turba, perlita y vermiculita, agregando una cucharada de dolomita caliza o caliza triturada por cada tiesto de mezcla. Los ejemplares mayores necesitan tiestos de 10-12 cm., mientras que las formas miniatura los requieren de 4-6 cm.
Al comienzo de la primavera se deberán plantar los tubérculos durmientes inmediatamente bajo la superficie, se empezará a regar con moderación aumentando paulatinamente conforme al avance del crecimiento.
La  propagación se efectúa por esquejes de tallos jóvenes de unos 2,5-10 cm. en todas las Sinningia, excepto las especies miniatura.
Los tallos se plantan en turba húmeda y se cubren con plástico bajo una luz filtrada durante cuatro a seis semanas, hasta que el nuevo crecimiento revele que se han formado raíces y tubérculos. Todas las Sinningia se multiplican también por semillas.


CONSIDERACIONES ESPECIALES
Estas plantas no son de cultivo fácil. Las hojas son vellosas y por tanto sensibles a las gotas de agua, cuya permanencia en ellas produce manchas circulares o anulares. El riego debe por tanto efectuarse evitando mojarlas.
En ocasiones se producen podredumbres del cuello de la raíz, que se manifiesta por ennegrecimiento y necrosis de los tejidos de esos órganos (normalmente debido al exceso de riego). Otro virus forma grandes manchas marrones sobre las hojas en forma de anillo. Las plantas que lo presente deben destruirse.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada