22/2/12

BUGANVILLA

Las Bougainvillea (vulgarmente buganvillas) son plantas leñosas vigorosas, subtropicales, espinosas. Suelen cultivarse como enredaderas de exterior en muchas regiones de España, pero se preparan para plantas de interior como matas arbustivas mediante el empleo de tratamientos especiales.




Hoy existen variedades enanas que no precisan tratamientos complicados. las hojas son ovales, esparcidas y de poco interés. Su utilización ornamental se debe a las decorativas brácteas, de consistencia de papel, que rodean las pequeñas flores crema.
 Bajo condiciones adecuadas, las brácteas coloreadas persisten algunas semanas a partir de primavera y verano, e incluso más tiempo en ciertas variedades enanas.


 Como en la foto superior podemos ver, las brácteas pueden ser blancas, amarillas, naranjas, rosas, rojas o púrpuras, y aparecen generalmente en racimos de 10 ó 20.
En interior, las buganvillas no son de fácil cultivo. Como requieren mejores condiciones que las que corresponden a las plantas normales, suelen cultivarse en vitrinas de ventanas, o en los llamados jardines de invierno o invernaderos de aficionado.
 La vista de estas plantas crea un sentimiento de nostalgia hacia los países meridionales en los que enormes ejemplares de Bougainvillea spectabilis surgen por encima de las tapias, muros y terrazas.
 La forma que se encuentra con mayor frecuencia en las floristerías esl la Bouganvillea x buttiana, de forma arbustiva y tamaño adecuado para cualquier rincón se luce como un gran ramo de flores con la forma adecuada redondeada, es una especie ramosa de menos vigor. Es difícil lograr que la planta florezca por segunda vez tras adquirirla y disfrutarla una temporada, pero no imposible; para conseguirlo es esencial un periodo de reposo a baja temperatura durante el invierno. De marzo en adelante se le debe dar una situación bien iluminada y cálida; a finales de mayo es mejor ponerla al aire libre.







Si fuera necesaria la poda, se haría inmediatamente tras la floración. La multiplicación por esquejes la podemos realizar en la primavera con calor de fondo en el sustrato, aunque es difícil.
Las variedades recomendadas: B. buttiana. ha dado lugar a gran número de híbridos. Entre ellas existen muchas menos vigorosas que el tipo y más adaptables por su tamaño al cultivo interior.
B. glabra. Es una trepadora vigorosa que florece antes que las demás. Las brácteas magenta se producen al final del verano y en otoño, y hay variedades con otros colores de brácteas e incluso matices "variegata" en las hojas.
 De todos modos para mi lo más recomendable es tener y disfrutar de la bungavilla en exterior, bien es cierto que en la isla en la que vivo el clima es el propicio, y rara es la casa de campo que no dispone de una o más variedades de esta planta pues se puede combinar varios colores que en verano cubrirán la fachada o los muros de una gran vistosidad.
 Aunque no todo son ventajas, y su crecimiento puede llegar a ser excesivo, si la dejamos sin control  nos invadirá por completo hasta la azotea y cuando empiece a perder su vistosidad por la caída de hojas y brácteas, según el lugar que dispongamos estaremos recogiendo hojas continuamente; en jardines grandes no es problema pues el viento se lleva consigo las ligeras brácteas ya decoloradas, pero en pequeños patios interiores puede llegar a ser molesto, eso ya depende de cada persona y lo que busca en las plantas.
 Varios colores sobre este muro de piedra en esta foto tomada en una vivienda unifamiliar del centro de Palma de Mallorca
Una instantánea del paseo marítimo de mi ciudad en San Antonio, aquí estan en jardineras a modo de arbusto dando un toque de color malva a todo lo largo del recorrido. La salinidad ambiental no parece afectarles demasiado.
Otro muro cerca de donde vivo, salpicado de rojo, un color que muchos identifican con lo español.
Esta planta procede de Brasil y sus cuidados en exterior son sencillos, regar bastante los días calurosos, pero evitando encharcamientos prolongados, abonar cada semana hasta agosto; si cultivamos en maceta emplearemos tutores fuertes para guiar los tallos erectos leñosos, o bien utilizar espaldera. En invierno las de interior deberán estar entre 8-12 ºc, podarla antes de ponerla a cubierto.
Como observación comentar que resalta especialmente en emplazamientos muy expuestos si está junto a plantas no muy vistosas; combina bien con margaritas leñosas y mirtillos.





6/2/12

La vida entre cactus

Cuidando cactus y fabricando abono ecológico desde hace casi treinta años.

Fernando Jiménez y Bernadette Chapu se ocupan en Can Pep Puvil desde hace casi treinta años del mayor vivero de cactus de la isla.
Fernando y Bernadette en su vivero de Ibiza. A estas amables personas les he comprado desde hace años su abono de lombriz, particularmente beneficioso para mis plantas. Hoy con su aparición en el Diario de Ibiza quiero hacerme eco de su historia.

El reino de las llamadas plantas suculentas tiene abierto un consulado muy especial desde hace ya casi treinta años en Sant Josep, en la finca Can Pep Puvil, donde casa y vivero conforman una unidad amena y ecológica que cuidan, de una manera que muy bien podría describirse como artística, sus propietarios Fernando Jiménez y Bernadette Chapu, un matrimonio que en el año 1976 dejó atrás su vida en París para iniciar la por entonces siempre incierta pero atractiva aventura ibicenca. 

Entre las múltiples especies de plantas suculentas, los cactus, planta originaria de América que llegó a Europa por primera vez de la mano de Colón, se erigen en el vivero como esculturas de la naturaleza, con sus formas siempre extrañas. Como las personas, los cactus han viajado mucho y se han aclimatado. El nopal o chumbera fue de los primeros en llegar de América, y en el Mediterráneo encontró pronto un nuevo habitat donde crecer y prodigarse. Otras plantas suculentas hicieron los mismo y tomaron idéntico camino, como el agave americano, la popular pitrera, tan arraigada también en el paisaje ibicenco. 

En el vivero de Can Pep Puvil florecen –y el verbo está bien empleado, pues todos los cactus tienen flor– plantas cactáceas de muy diferentes variedades, columnares y globulares, así como otros tipos de suculentas, como las pitas, los aloes o las euforbias –estas dos últimas de origen africano. 

Plantas y abonos naturales
El vivero se especializó en cactus un poco por necesidad. El agua era medio salada y solamente estas plantas la soportaban bien. Pero muy pronto surgieron, con la curiosidad, el conocimiento y la admiración, por lo que el vivero fue creciendo y tomando formas diferentes, y Fernando y Bernadette, a través de su viajes, tuvieron ocasión de conocer otras variedades y traer semillas nuevas. Actualmente, Cactus Lombribiza cuenta con unas dos mil variedades de plantas suculentas de producción propia, entre cactáceas y no cactáceas, de muy diferentes tamaños y, por supuesto, precios. Cuenta también con algunos 'ejemplares' procedentes de colecciones privadas, de hasta 70 u 80 años, que alcanzan entre 4 y 5 metros de altura, y pueden llegar a costar hasta cinco mil euros. Y entre las variedades más raras del vivero destaca la llamada euphorbia piscatoria, de Madeira, cuyo jugo utilizaban los pescadores de aquella isla para adormecer a los peces antes de pescarlos... La función de los invernaderos de Can Pep Puvil consiste sobre todo en proteger a las plantas del granizo, ya que no del agua, ni mucho menos del sol. 

Para Fernando, las plantas suculentas en general tienen muchas virtudes, pero sobre todo se trata «de plantas que necesitan poca agua, apenas hay que podar, no suelen tener enfermedades y, además, no son invasivas», lo que las convierte en ideales para jardines ibicencos. Pero antes de empezar con los cactus, Can Pep Puvil fue pionero del abono natural, tarea que continúa realizándose. «Me di cuenta –explica Fernando– que el futuro pasaba por lo ecológico y empecé a trabajar en ello, con abonos naturales transformados en humus, y ahora con residuos vegetales triturados». El compost es, en definitiva, una parte importante de este negocio de plantas y abonos en el que los productos químicos no han hecho falta para nada.

De París a Ibiza
Abonos y plantas irrumpieron en la vida de Fernando y Bernadette un poco de la nada e inesperadamente. En Francia, él era fotógrafo de profesión. Había estudiado fotografía y cine en la Sorbona. Trabajó, primero, realizando reportajes de promoción turística en el sur del país; después, como reportero de prensa, cubriendo guerras y catástrofes por el mundo. Antes de llegar a Francia –nació en Cáceres y estudió el bachillerato en Madrid–, cuando aún no había cumplido los veinte años, decidió hacer la ruta de Katmandú, la cual le llevó hasta Ibiza por primera vez. No fue una experiencia muy estimulante. Corría el año 1968. «Yo era entonces beatnik, porque la lectura de Kerouack –recuerda Fernando con una sonrisa indisimulada– me había fascinado. Debía de ser el único beatnik español por aquella época, pues no llegué a conocer a ningún otro. Llevaba el pelo muy largo. Un día, recién llegado a Ibiza, decidí ir a Sant Antoni. Dos policías me detuvieron en el pueblo y me llevaron al barbero a la fuerza. El barbero me cortó el pelo. Y los policías me dieron 24 horas para salir de la isla. Me fui diciéndome a mí mismo que no volvería nunca más».

Pero la vida, como suele decirse, da muchas vueltas. En 1975, un hermano suyo viajó a Ibiza y compró una casa en el campo. Y le escribió invitándole a pasar una temporada en la isla. Aceptó la invitación, pero ahora no viajó solo: lo hizo ya con Bernadette, a quien había conocido en París tres años antes. La experiencia fue ahora muy diferente. Solamente un año después la pareja volvió a la isla para quedarse. «Es que cuando volvimos a París –recuerda Bernadette–, después de haber pasado un mes en Ibiza, no sabíamos qué estábamos haciendo allí... De manera que decidimos irnos a vivir a la isla, dejando nuestros trabajos y la vida de ciudad».

Inspiraciones artísticas

Bernadette pertenece a una familia de anticuarios de París, pero a ella le interesaba por entonces más el arte contemporáneo que las antigüedades. Se licenció en Arte, dirigió durante un tiempo el Museo de Arte Moderno de Ceret y abrió después una galería en París. Pero aquella Ibiza de los setenta le cambió la vida. «Alquilamos una casa en el campo –recuerda Bernadette–, en Sant Agustí, por supuesto sin agua ni luz... Éramos autosuficientes. Teníamos un huerto y animales. Lo único que comprábamos era el vino. Y así estuvimos hasta que decidimos tener un hijo. Solo que en vez de uno, llegaron dos, mellizos, y tuvimos que cambiar un poco de vida». 

Fue entonces cuando llegaron a Can Pep Puvil, que en realidad era una ruina de casa payesa junto a un camino polvoriento, aunque había agua y luz. Fernando continuó un tiempo como fotógrafo para revistas francesas, «aunque al final ya solo querían fotos de famosos y dejó pronto de interesarme». (Actualmente realiza fotografía artística y ha expuesto hace pocos meses en la galería Via-2, de Vila). Llegó entonces, después de su breve experiencia como paparazzi, a principios de los ochenta, la aventura de los cactus y del abono, sobre lo que por entonces nada sabía apenas. 

Y todo salió bien. «Siempre hemos sido personas abiertas, dialogantes, con ganas de aprender, viajeras.», así explican las razones del éxito Fernando y Bernadette, a quienes la sensibilidad artística continúa sin duda inspirándoles todos los días en este oficio de vivir entre los cactus.

1/2/12

ARAUCARIA

La única Araucaria cultivada en interior es la A. heterophylla. En la naturaleza alcanza 60 m de altura, pero en tiestos, en cultivo ornamental, rara vez excede de 1.20-1.80 m, creciendo muy lentamente, no más de 15 cm por año. Sus ramas, con agujas de 1 cm de longitud en manojos, aparecen ordenadas por pisos. Cada primavera se produce el nuevo crecimiento, verde intenso, y el color se oscurece posteriormente. El tallo principal va lignificándose con el tiempo y no necesita tutor. En algunas zonas de España se cultiva en jardines, obteniéndose ejemplares de gran tamaño, sin ir muy lejos  tengo vecinos que en pequeños jardines tienen araucarias de 15 mts unos, y 2 ,5 m otros.
Una de mis Araucarias vecinas y cuyo retoño os mostraré más adelante.
El mismo ejemplar que fotografié como referencia en un día de tormenta.

Como planta de interior es un ejemplar que queda bien en cualquier rincón y ambiente.
Un riego excesivo en el periodo de reposo, una humedad inadecuada, una exposición al sol directo y un cepellón seco son los únicos errores que pueden causar la pérdida de las ramas inferiores. Esto crea a menudo un efecto decorativo, pero si no gusta ver un tallo desnudo se puede recurrir a la adquisición de otra u otras dos Araucarias de distintas alturas y plantarlas juntas.
La multiplicación, en la que rara tienen éxito los aficionados se hace por medio de esquejes terminales. La foto inferior muestra la Araucaria heterophylla.


La Araucaria (auracana) también recibe el nombre de pino de Chile. Es una planta que ciertamente no pasa inadvertida. Colocada en un espacio aislado en donde se pueda contemplar en todo su esplendor, provoca una gran admiración al observador. Sus ramificaciones regulares y paralelas al suelo, le confieren un aspecto geométrico, pero son sobre todo las hojas triangulares, de 3 a 5 cm de longitud y espinosas en el vértice del triángulo, muy compactas y superpuestas como las escamas de una serpiente, las que le dan originalidad. El color verde brillante, con tonalidades oscuras también ayuda. En mi zona las llaman "cienpisos".
Este árbol es originario de las regiones meridionales de Chile y Argentina. En los lugares de origen se encuentran ejemplares de 40-50 mts de altura, pero en nuestras latitudes raramente alcanza los 20 m.
Por sus importantes dimensiones, es un árbol indicado para grandes extensiones de jardín aunque su crecimiento lento permite el cultivo en lugares reducidos. También se planta en maceta como he referido anteriormente.




Otra particularidad de esta especie persistente, que incrementa su valor estético, es la presencia de hojas "escamosas" no solo en las ramas sino también en la superficie del tronco.
Las flores y los frutos no son motivo de impacto visual particularmente. Las primeras floraciones suelen producirse a los 20 o 25 años de haber sido plantada, el tamaño de las piñas si que llama la atención y de hecho parece un peligro inminente permanecer bajo el árbol cuando los frutos como balones de rugby cuelgan de las ramas.


En esta planta adulta de araucaria se puede observar alguna de las piñas con semilla.


Puede cultivarse en todas las regiones, porque resiste perfectamente el frío. Prefiere el clima templado, pero también resiste las temperaturas altas de regiones meridionales, y puede plantarse a pleno sol o media sombra. Los terrenos compactos, que a menudo son susceptibles de estancamientos de agua son desaconsejables, porque los enemigos más peligrosos y dañinos de esta especie son los hongos, que pudren la raíz. Para controlar el desarrollo de esta patología se requieren un buen drenaje, un riego escaso y espaciado, y en los casos no especialmente graves un tratamiento con sales de cobre.




Las actividades agronómicas necesarias para cultivar esta especie se completan con fertilizaciones poco abundantes y una poda ligera. Esta última consiste en la supresión de las ramificaciones afectadas por alguna forma de micosis, que provoca la necrosis de las hojas. También pueden ser necesarios algunos cortes para contener el desarrollo de las ramas en caso de que la planta se encuentre en un jardín de pequeñas o medianas dimensiones.
La propagación de las plantas ofrecidas en el comercio proceden de semillas o esquejes, pero ambos métodos son muy complicados para el aficionado medio.












Germinando la semilla en julio de 2011
Este ejemplar de las fotos tomada con macro, es el que estoy sacando adelante desde un piñón del árbol vecino. Su altura de unos 15 m. ayuda en los días ventosos a que gran cantidad de hojas, como pequeñas serpientes escamosas caigan sobre mi terraza, y a la vez los pájaros transportan semillas que aprovecho para plantar.






Como podéis ver desde su germinación la plantita ya va tomando su forma geométrica. Ahora esta reposando pero espero que en un par de meses de el estirón. Os tendré al corriente si seguís mi blog.