30/8/13

Mantener las flores en casa

Con frecuencia nos llama la atención a los aficionados y a los no tanto, la belleza y el frescor de las flores y plantas expuestas en las floristerías, y también con cierta frecuencia entramos para preguntar que hay que hacer para que las flores se mantengan así de lozanas en casa. Sin embargo, y a pesar de todas las informaciones dadas por el florista, es probable que el cliente quede convencido, de que los profesionales emplean secretos o ingredientes especiales para embellecerlas, o por lo menos para mantener todas sus apreciadas cualidades. ¡Pero en realidad no existen tales "secretos"! Los floristas son en muchos casos artistas, pero ante todo son comerciantes interesados en vender flores de buena calidad.
Conocer los tipos y las variedades más duraderas, mantener un continuo contacto con el productor que busca mejorar la calidad de sus cultivos, atesorar la experiencia proveniente de la práctica; todo esto forma parte de los requisitos del buen florista, el cual, por otra parte, le conviene vender flores que hayan recibido los cuidados y trato necesarios, con el fin de reducir el shock transitorio que supone su corte y cambio de ambiente. Por ello, para mantener durante el mayor tiempo posible las flores en casa, es aconsejable lo siguiente:

HIGIENE
El enemigo número uno de las flores es el "bacillus amylobacter". Este microbio destructor de los tejidos vegetales se introduce en los tallos de las flores, maceradas por el agua corrompida, produciendo una infección que exhala mal olor. Es por tanto necesario despuntar con un cuchillo afilado los tallos que ya estén invadidos por la fermentación y lavarlos en agua corriente antes de colocar las flores en el jarrón o florero.
Conviene siempre evitar que las flores estén en ambientes caldeados y sobre todo no exponerlas a corrientes de aire. Existen también productos apropiados para prolongar la duración de las flores, dotados de sustancias especiales que impiden la vida de los bacilos.

TAMAÑO Y PROFUNDIDAD DE LOS FLOREROS
Sucede con frecuencia que flores fresquísimas se marchitan rápidamente. Ello puede ser debido a la insuficiencia del florero que las contiene. Los tallos deben estar sumergidos en agua por lo menos una tercera parte de la longitud de la flor. La absorción de agua debe compensar lo más exactamente posible a la evaporación.
Conviene, por tanto, aumentar el poder de absorción y disminuir la posibilidad de evaporación, lo que se logra sumergiendo las flores lo bastante profundas. Si solo disponemos de floreros poco hondos, es mejor acortar los tallos.

TEMPERATURA AMBIENTE
Es absolutamente necesario evitar la colocación del florero cerca de cualquier fuente de calor. Sobre todo hay que evitar exponerlas a corrientes de aire. Colocar las flores delante de una ventana abierta significa activar al máximo la evaporación y, por tanto, acelerar su final.
Es al profesional florista al que se debe pedir consejo, él tiene el máximo interés en que las flores que vende duren lo más posible en nuestra casa.
En este tema, como en el médico hay que evitar la automedicación; a veces los bienintencionados consejos de nuestras amistades pueden no ser los adecuados, o sí, pero más vale ir a lo seguro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada