25/2/13

Plantas aromáticas y comestibles (5)

GROSELLERO ROJO

La grosella roja o grosella común (Ribes rubrum) es el fruto del grosellero, un arbusto caduco, de la familia de las Grosulariáceas, que se cultiva y crece de forma silvestre en zonas de climas templados y fríos, pudiendo alcanzar los 2 metros de altura. Tiene un porte extendido y frondoso con ramas principales basales o en forma de arbolillo (pueden ser altos o bajos de solo 40 cm de altura en el tronco) la floración es poco llamativa y se produce entre abril y mayo; desarrolla bayas dispuestas en racimos color rojo, o blanco amarillento en el caso del grosellero blanco.
Ribes rubrum

Las grosellas son frutos comestibles desarrollados a partir de las flores que crecen en primavera a los lados de un racimo colgante, similares a las uvas, pero de menor tamaño. Su forma característica es redondeada, de entre 7-10 mm de diámetro, contiene semillas en su interior que apenas se aprecian en la boca, y un color rojo brillante cuando alcanza la madurez idónea para su consumo (aunque existen diferentes variedades blancas, verdes, negras o moradas).

Su sabor, con ciertos toques ácidos, estalla en el interior de la boca al romper su fina y tersa piel, con un efecto que proporciona cierto frescor en el paladar. Variedades dentro de la especie Ribes rubrum o grosella roja se dan tres variedades diferenciadas según la época del año en la que maduran sus frutos:
Tempranas. Su recolección tiene lugar a finales de junio y primeros días de julio, con frutos rojos brillantes, de tamaño considerable, en racimos de pocas bayas. Sabores dulces y ricos e intensos aromas. Algunas de las variedades más conocidas son Junnifer y Jonkheer van Tests (esta última de racimos más largos y de menor intensidad en el aroma).
Medianas. Frutos en el mes de julio. Las variedades propias de este mes proporcionan frutos de diversos tamaños pero siempre con intenso sabor. Así las Red Lake muestra bayas pequeñas y la Delbard Giganta las más grandes del mercado.
Tardías. Bayas a finales de julio o en el mes de agosto. Algunas variedades son la Premiere groiselle-raisin y la Groiselle-raisis.

Cultivo 
Para que el cultivo del grosellero se desarrolle en condiciones óptimas es necesario que disfrute de cierta humedad en el ambiente y bastantes días de sol, principalmente durante la inflorescencia y maduración del fruto. No obstante, en climas cálidos, demasiada exposición a la luz solar puede dañarlo, por lo que resulta conveniente situarlo en semisombra. Los climas templados de inviernos fríos resultan ideales para el desarrollo del arbusto, con temperaturas algo más elevadas de cara a la primavera, puesto que los valores térmicos excesivamente altos provocan una sobre maduración rápida, perjudicial para su textura y sabor. Además, el cultivo de grosella demanda suelos con abundante materia orgánica, margosos, con cierta acidez y fuerte drenaje, evitando el encharcamiento que afectará a la salud de las raíces. Las grosellas se recolectan en verano, época en la que alcanzan su estado óptimo de madurez. Los racimos se recogen completos para, posteriormente, separar los pequeños frutos.

Cosecha y cuidados
Es recomendable, como ya he apuntado anteriormente cortar completamente los racimos de bayas. Hay que mantener bien húmeda la planta de forma regular; aportar abono de liberación lenta (bajo en cloruros); apoyar los arbolillos; aclarar los tallos más viejos tras la cosecha o a finales de invierno, acortar los tallos de los arbolillos de tronco alto hasta un tercio de su longitud.
El cultivo es autofértil, aunque una segunda variedad mejora la producción del fruto; plantar de forma individual en macetas grandes en sustrato ligeramente ácido.

AJEDREA
También llamada ajedrea de jardín, ajedrea blanca, ajedrea de huerta, ajedrea anual, satureja de jardín, saborija, calamento o calaminto blanco es una planta empleada como hierba culinaria anual.
Satureja hortensis



Origen: región mediterránea
Familia: Labiadas
Aspecto: porte frondoso erecto con hojas estrechas y coriáceas; flores pequeñas de un color rosa suave que florecen desde julio a octubre.
Ciclo productivo: tallos jóvenes durante todo el verano; el aroma alcanza su máxima intensidad justo antes de la floración y durante la misma; para secar deben cortarse los tallos en flor.
Emplazamiento: soleado, aguanta el pleno sol; cálido y resguardado.
Siembra: se siembra en abril (germina con luz), pasada la mitad de mayo se debe plantar en macetas o jardineras de balcón, o también se puede sembrar a mediados de mayo directamente en las jardineras; aclarar dejando 25 cm entre plantas; volver a sembrar varias veces hasta principios de junio.
Cuidados: proteger con cubiertas las temperaturas frescas de finales de primavera; mantener la mezcla húmeda regularmente y abonar con bajas dosis durante el periodo de crecimiento.


MASTUERZO, berro de jardín
Otros nombres por los que es conocida esta planta son: lepido, lepidio de jardín, berro hortelano, mastuerzo hortense.
Su uso medicinal es conocido desde la época del antiguo Egipto, donde ya se le otorgaban propiedades medicinales  contra los problemas respiratorios por sus propiedades expectorantes; también se le atribuyen propiedades diuréticas y estimulantes del apetito.
Su cultivo esta extendido por toda Europa, siendo una planta muy conveniente para su cultivo hidropónico. También crece silvestre en tierras húmedas junto a ríos o corrientes de agua.
Tiene un sabor picante y algo amargo por lo que se puede combinar en ensaladas y decoración de platos.
Contiene mucha vitamina C, hierro, calcio y fibra.

Lepidium sativum


Origen: región mediterránea, sur de Asia Occidental
Familia: Crucíferas
Aspecto: delicados tallos con hojitas redondas de crecimiento rápido. A partir de julio produce flores blancas o rojizas.
Ciclo productivo:
Clima:
Emplazamiento: de soleado a semisombrío. Si el calor es intenso, crece incluso a la sombra.
Siembra: desde marzo hasta septiembre sembrar en jardineras o cuencos; cada dos semanas nueva siembra; se siembra echando las semillas al voleo, hundirlas solo ligeramente para cubrirlas con una fina capa de tierra; no precisa de aclarado posterior.
Cuidados: no requiere abonado pero sí mantener húmeda la mezcla de forma regular.
Cosecha: ya a partir de unos diez días tras la siembra pueden cortarse los tallos jóvenes directamente a ras de tierra, en cuanto hayan alcanzado unos 6 cm aproximadamente.
Observación: el mastuerzo puede mezclarse sin problemas con otras planats en la jardinera del balcón y puede sembrarse rápidamente en algún pedacito libre de tierra al lado de tomates, entre rabanitos u otras hierbas.


20/2/13

Plantas aromáticas y comestibles (4)

FRESAL
El fresal y su fruto la fresa es por todos conocido, pertenece a la familia de las Rosáceas y es originario de Europa y América.
El fresal puede plantarse en cualquier época del año. Sin embargo se suele plantar en los meses de julio-agosto, hasta entrado noviembre. Plantado en los mencionados meses de verano, y en zonas con buena disponibilidad de agua, en el momento de la producción se conseguirá una mayor cantidad de frutos.
Si se planta en noviembre se verá beneficiada la calidad, y se adelantará ligeramente la maduración, pero habrá menor producción.

En un huerto, este tipo de cultivo puede ocupar el bancal durante años. También se puede renovar la plantación anualmente en diferentes parcelas, utilizando vástagos jóvenes como material reproductivo. Teóricamente, en el bancal de inicio la producción puede continuar bastante tiempo, con una acumulación de vegetación mayor cada año y que requiere aclarado. A partir del tercer o cuarto año de cultivo se observa una progresiva disminución de la producción, debida al envejecimiento de la vegetación y a la aparición de algunas patologías especificas, en algunos casos.

Importante, por no decir fundamental, para el éxito del fresal en general y el desarrollo de las plantas es la naturaleza del terreno. El fresal necesita sustratos arenosos y ricos en sustancias orgánicas. El cultivo en terrenos arcillosos, compactos o calcáreos no da resultados satisfactorios, tanto por la dificultad que tienen las raíces para crecer, como por la adaptación a los estancamientos de agua, que provocan el deterioro precoz de las raíces y favorecen el desarrollo de hongos.
El fresal también se puede cultivar en terrenos arenosos ricos en sal (tierras salobres), teniendo la precaución de elegir las variedades más adecuadas como por ejemplo "Solana", "Tioga" o "Salinas".

PREPARACIÓN DEL TERRENO
El cuidado en la preparación del terreno es un factor primordial. Como ya he dicho, es importante evitar estancamientos de agua. Por esta razón, incluso en tierras francas, se cavan surcos en cuyos bordes se sitúan las plantas.
Preparamos la tierra cavando a una profundidad de 30-40 cm, aprovechando para distribuir abundante estiércol. Si no se dispone de abono orgánico, se entierra abono ternario.
Una vez igualada la superficie, con la ayuda de azada y el rastrillo formaremos pequeñas barreras con una separación de 50-60 cm, sobre las que se colocan las plantas, a una separación de 30-40 cm en hilera.

PLANTACIÓN
Una vez preparado el terreno, se entierran las plantas y se riegan abundantemente al momento y durante los siguientes días, hasta que se reanude la actividad vegetativa. Un aspecto importante es la disposición de las raíces dentro del hoyo; deben colocarse de modo natural estiradas hacia abajo, evitando doblarlas o retorcerlas. Esto solo es posible con hoyos muy anchos. Se colocan en el suelo teniendo la precaución de que la corona de yemas centrales sobresalga ligeramente por encima de la superficie. De lo contrario, si queda enterrada es posible que no germine. Y al revés, si se deja demasiado fuera de la superficie, la planta corre el riesgo de ser descalzada por el frío invernal o de secarse por el calor del verano.


La fresa es una planta estalonífera, es decir, que produce estolones o latiguillos, que son tallos rastreros que al ser enterrados o en contacto con la tierra arraigan originando plantas nuevas. Cuando la planta alcanza unas dimensiones suficientes, se corta el estolón y se puede trasplantar.

Una forma fácil de resolver el problema consiste en practicar dos hoyos muy próximos en los que se introducen las raíces separadas y bien distribuidas. Seguidamente se comprime el terreno circundante y se riega abundantemente.
Las plantitas pueden proceder de los estolones o latiguillos que crecen lateralmente de los tallos de las plantas tras la fructificación de un cultivo anterior, o también pueden comprarse en un vivero, en maceta o con la raíz desnuda.

La flor polinizada, el primer paso para obtener fruto

En este último caso, ya en el mes de julio se puede disponer de material estratificado. Esta técnica de conservación es la idónea para la producción de plantitas de fresas. En invierno, antes del frío, se extirpan del suelo de cultivo todas las plantitas con raíces sanas completas. Se limpian de tierra con un lavado y se elimina toda la vegetación dejando intacta solamente la yema central de la corona. Después de la selección se introducen en bolsas de plástico y se conservan en frío a -2ºC. El verano siguiente haremos que reanuden la vegetación simplemente introduciéndolas en agua unos días.

El siguiente paso antes de recolectar el fruto es la fresa todavía sin su característico color rojo brillante, en esta etapa solo crece.

El periodo para plantar los estolones es más tarde; desde finales de agosto hasta noviembre se pueden obtener plantitas bien estructuradas y desarrolladas en sus raíces.
Para replantar, es preferible utilizar plantitas derivadas de estolones, favoreciendo la formación de estos tras la cosecha. Cuando se compran en vivero, antes de la plantación, deben conservarse en un lugar fresco y oscuro entre 3-5º C, tapadas con sacos de yute mojado. Por el contrario si se utilizan plantas vegetantes procedentes de estolones, es mejor arrancarlas de la planta madre en el momento del trasplante.

TIPOS DE FRESAS
Variedades uníferas. Florecen y fructifican en las épocas en las que el día es corto (menos de 12 horas de sol diarias) y producen en abundancia durante la primavera, en un espacio de tiempo nunca superior a 20-30 días. Si las condiciones climáticas son favorables, pueden ofrecer una segunda floración, que se producirá al poco tiempo de la primavera. Las flores que eventualmente se presentan en otoño, cuando el día vuelve a ser corto, deben ser eliminadas, por dos motivos; primero para favorecer un mejor crecimiento de los estolones, y por otro propiciar una producción más abundante en la siguiente primavera.

Variedades bíferas. También llamadas reflorecientes, solo producen en las épocas del año de mayor insolación (más de 14 horas de sol). Florecen y fructifican desde la primavera hasta el otoño, aunque con unos ciclos condicionados por la evolución climática, debido a la cual las flores no aparecen continuamente  sino sobre todo a finales de verano. Además en zonas de clima muy cálido pueden sufrir malformaciones en los frutos por defectos de polinización, causados por la falta de vitalidad del polen debido a los excesos de temperatura.
Se caracterizan por una propagación particularmente lenta. La emisión de estolones o latiguillos es limitada, aunque los que despuntan lateralmente entran de forma rápida en producción sin tener raíces todavía.
Esta particularidad da la posibilidad de poner crucetas y hacerlas crecer verticalmente. Comercialmente se denominan "fresales trepadores" pero en realidad son variedades bíferas que permiten aprovechar la producción de frutos en los estolones, aunque no hayan arraigado.

Variedades de día neutro. Son indiferentes a la duración del día. Su floración es realmente continua y depende solamente de la temperatura. Por esta razón son muy similares a las variedades reflorecientes, de las que se diferencian por una abundante producción de estolones. Si la temperatura lo permite, inician la producción muy pronto (abril-mayo) y la mantienen hasta los primeros fríos invernales de modo abundante y constante. Son las variedades idóneas para el cultivo protegido.
El fresal es una planta vivaz plurianual


CUIDADOS
La fresa necesita las operaciones de limpieza del terreno de hierbas invasoras, un riego frecuente debido a la superficialidad de sus raíces y abono abundante para obtener buena producción. Los elementos químicos más utilizados para el fresal son básicamente: el potasio, que favorece la coloración, el consumo y el contenido en azúcar de los frutos; el nitrógeno, que permite un desarrollo vegetativo abundante y en menor cantidad el fósforo. Por otro lado, necesita también magnesio, hierro y varios microelementos, ya que la rapidez y la abundancia de la producción empobrecen fácilmente el terreno.



Variedades de fresa más conocidas.

Uníferas
Elite climax, Gorella, Red gauntlet, Pocahontas, Talisman, Aliso, Belrubi o Sequoia

Reflorecientes
Relevada, Liberation d´Orleans, Ostara, Rabunda y Hummy grande.

Variedades de día neutro
Aptos, Hecker y Brighton

14/2/13

Plantas aromáticas y comestibles (3)

SALVIA
Salvia officinalis

Origen: Sur de Europa, cuenca mediterránea
Familia: Labiadas
Aspecto: porte ligeramente frondoso, hojas alargadas y ovales, de color verde grisáceo e intenso aroma especiado; algunas variedades tienen las hojas con dibujos de colores o rojas; flores labiadas de color violeta azulado claro que se desarrollan de junio a agosto.
Ciclo productivo: perenne, es un arbusto siempre verde, con aspecto de matorral y con ramificaciones semiherbáceas.
Clima: prefiere climas templado-cálidos; puede vivir en zonas frías pero con protección en invierno
Emplazamiento: a ser posible a pleno sol; cálido y reguardado
Siembra: en semillero, al inicio de la primavera, trasplantando en junio. Se puede producir por esqueje, utilizando brotes herbáceos jóvenes en los meses de mayo-junio enterrándolos en arena con turba. El arraigo es rápido.
Cuidados: regar moderadamente; puede pasar el invierno a la intemperie con protección o interior luminoso y libre de heladas; recortar la planta en primavera a la mitad de su longitud y abonar a continuación levemente.
Cosecha: pueden cosecharse hojas todo el año; para su secado cortar los tallos poco antes de la floración.
Los cortes para recolectar hojas y brotes serán a unos 10-12 cm de la base para favorecer la emisión de nuevas hojas.















El arbusto de salvia o salvia real como también se la reconoce, alcanza el metro de altura. las hojas tienen largos peciolos, son aterciopeladas y ricas en nervadura fina que le dan aspecto de mosaico. la inflorescencia, violácea, es terminal.

Las virtudes curativas de la salvia han sido confirmadas por la ciencia, que ha reconocido sus propiedades estimulantes, antiinflamatorias y antisépticas.

En la cocina, las hojas se usan para aromatizar asados y carnes.



ROMERO
Rosmarinus officinalis
 Arbusto leñoso y siempre verde, puede llegar a los dos metros de altura en condiciones óptimas, y también se desarrolla horizontalmente aunque sus numerosas ramificaciones tienden a adoptar un aspecto elevado. 
Las hojas son coriáceas, lineares, de color verde brillante, y las flores tienen la corola azul.
El nombre romero parece que deriva del latín rhus marinos, es decir, "rocío del mar".
En la Edad Media se consideraba una planta de salud, panacea de todos los males. Hoy en día su uso se limita al ámbito culinario en el que se convierte en el aromatizante principal de los asados e interviene en la preparación de muchos platos.


Origen: región mediterránea
Familia: Labiadas
Aspecto: porte extendido y frondoso densamente ramificado; hojas aciculares, flores de color azul claro a violeta y con menor frecuencia blancas, dispuestas en verticilos sobre axilas en los tallos. Florecen de marzo a junio; toda la planta emana un aroma especiado.
Ciclo productivo: es un arbusto perenne, siempre verde.
Clima: planta típicamente mediterránea, que prefiere climas templados cálidos, y sufre con el frío intenso; en las otras regiones crece en lugares soleados y resguardados. En los lugares fríos la planta necesita protección.
Emplazamiento: a ser posible, a pleno sol; cálido y resguardado.
Siembra: en semillero, a finales de abril, con posterior trasplante al final del verano o a la primavera siguiente, cuando la mata ha alcanzado un buen desarrollo. también se reproduce por esqueje desde abril hasta septiembre mediante porciones de las ramas jóvenes de 10-12 cm, arrancado las hojas y enterrándolas a un tercio de su longitud en un sustrato de turba y arena. Arraigan en el plazo de unos meses y la plantación definitiva se hace al final del verano, si han sido preparadas en abril, o bien al año siguiente, si han sido preparadas en septiembre.
Cuidados: mantener solo levemente húmeda; si se requiere, abonar en primavera tras iniciarse el crecimiento; en invierno guardarla en interior luminoso a una temperatura entre 2-8º C y no volver a sacarla hasta primeros de mayo; las plantas adultas no deben trasplantarse con frecuencia.
Cosecha: pueden cortarse hojas y puntas de tallos continuamente desde primavera hasta otoño, no cortar demasiado; para su secado cortar los tallos en verano.

TOMILLO
Thymus vulgaris

El tomillo es un arbusto de reducidas dimensiones. No llega a los 30 cm de altura. Esta característica, junto con la de tener hojas pequeñas y lanceoladas, explica su uso en jardines rocosos o como planta ratrera de cobertura.
Las flores son apicales y rosadas, y se agrupan en espigas. 
En la antigua Grecia era la planta que se consagraba a Venus y Marte.
Las hojas y las flores contienen un aceite esencial denominado timol, que tiene propiedades bactericidas, antimicóticas, antisépticas y antiparasitarias. En la cocina se utiliza como aromatizante, solo o conjuntamente con otras esencias.
En las regiones del norte de Europa la especie de tomillo más extendida es el serpol (Tymus serpyllum), que tiene las mismas características que el T. vulgaris, pero es más resistente al frío, aunque necesita sol.


Origen: sur de Europa y cuenca mediterránea
Familia: Labiadas
Aspecto: porte acolchado, hojitas estrechas de color verde oscuro; florecillas de color rosa a violeta; floración de mayo a octubre
Ciclo productivo: planta vivaz; crece muy bien en maceta.
Clima: templado; no tiene problemas en lugares fríos y de montaña.
Emplazamiento: el ideal es a pleno sol; cálido y resguardado.
Siembra: en semillero, a partir de abril hasta junio; el trasplante se efectúa a finales de agosto. Sin embargo es conveniente adquirir las plantas preparadas para ser plantadas en cualquier época del año.
Cuidados: un mes después del trasplante se desmocha para favorecer la formación de una mata densa y la ramificación de base. Poda de rebaje en primavera y abonar levemente a continuación. La mezcla hay que mantenerla solo levemente húmeda; en invierno dejarla en un interior luminoso y fresco o a la intemperie con una buena protección.
Cosecha: cortar hojas jóvenes y puntas de tallos de primavera a otoño; el aroma alcanza su punto álgido justo antes de la floración.
Observación: se trata de una bonita planta decorativa y a la vez aromática.

MEJORANA

Se trata de una planta que no supera los 50 cm de altura. La base del tallo está lignificada y tiende a producir numerosas ramificaciones. Los tallos son velludos durante el periodo juvenil. las hojas son pequeñas y de forma ovalada, mientras que la inflorescencia esta formada por mazorcas blanquecinas.
Es una de las principales especias de la cocina mediterránea. Se usa para aromatizar tortas saladas, tortillas y carne o pescado a la parrilla.
Posee propiedades médicas y se utiliza sobre todo contra el insomnio.


Origen: Asia central, aunque los griegos ya la conocían.
Familia: Labiadas
Ciclo productivo: perenne
Clima: prefiere los climas templados-cálidos
Terreno: franco, que contenga sustancias orgánicas
Siembra: desde marzo-abril, en semillero, se trasplanta en mayo. El rizoma rastrero permite el desarrollo de la mata en el terreno, de manera que en los nudos nacen nuevas raíces que propician la propagación fácil de nuevas plantas. En invierno la planta continúa vegetando solo en condiciones muy favorables. En caso de frío necesita protecciones.
Cuidados: escarda y poda periódica de ramas secas.
Cosecha: las hojas y los extremos floridos se cogen en verano. El punto máximo de potencial aromático se alcanza en plena floración. Las ramificaciones se cogen y se dejan secar en la sombra. Las hojas, troceadas, se conservan en recipientes de cristal oscuro y se utilizan en invierno.


MENTA


La fragante y por todos conocida menta es originaria del norte de europa, aunque se cree que deriva de hibridaciones entre diferentes especies.
En el primer año de vida la planta origina una raíz principal que, en los años sucesivos, se transforma en rizoma y desarrolla numerosos estolones, subterráneos y superficiales, que echan raíces en los nudos.

Las hojas son oval-lanceoladas, de color derde oscuro con nervaduras rojo violáceo.
Las flores rojizas son terminales, agrupadas en espigas.
El género Mentha abarca unas cuarenta especies con características similares, todas ellas con aplicación en la cocina y en herboristería.

Algunas son espontáneas, como la menta silvestre; otras tienen hojas de distintos contornos.
El aceite esencial que contienen todas las especies es el mentol, que se utiliza para la elaboración de jarabes y en la industria cosmética.



Otra de las muchas especies del género Mentha

Origen: norte de Europa
Familia: Labiadas
Aspecto: compacto rastrero
Ciclo productivo: planta vivaz, estolonífera, que puede ser casi invasora. Puede cultivarse en maceta o en cajón, controlando su desarrollo
Clima: planta muy rústica, se adapta a diversos climas, aunque el ideal es templado, porque le perjudican el frío y el calor excesivos. Prefiere lugares medio sombreados.
Emplazamiento: prospera en terrenos frescos, profundos y bien abonados; se adapta bien a los terrenos secos y compactos.
Siembra: la reproducción se lleva a cabo solo con estolones (también llamados latiguillos), que se plantan en abril, manteniendo el sustrato siempre húmedo.
Cuidados: requiere riego abundante durante todo el periodo de crecimiento; podría vivir cerca de un curso de agua.
Cosecha: las hojas han de haber alcanzado el tamaño máximo y deben verse extremos floridos. Orientativamente, el mejor periodo para la cosecha es el verano



13/2/13

Plantas aromáticas y comestibles (2)

LECHUGA
Lechuga de hoja rizada
Origen: Asia occidental o noroeste de África
Familia: compuestas
Aspecto: rosetas abiertas a densas formadas por hojas lisas u onduladas de bordes enteros, festoneados, de color verde, rojizo o amarronado.
Ciclo productivo: anual, ocupando el terreno de 20 a 90 días.
Clima: se trata de una hortaliza muy adaptable (temperaturas óptimas entre 15-18ºC)
Emplazamiento: preferentemente soleado, también semisombrío.
Siembra: directa en marzo-agosto; septiembre-diciembre en las zonas de clima cálido; en hileras separadas 40-60 cm; profundidad de la siembra 0,5 cm; cantidad de semillas 0,2-0,4 gm/m2 con posterior aclarado dejando distancia en la hilera de 20-30 cm.
Cuidados: escarda y escarificado.
Cosecha: 20-30 días después de la siembra para los lechuguinos de corte; 50-90 días después de la siembra para las lechugas, escalonada o contemporánea, dependiendo del desarrollo de las hojas y las macollas.
Especies/variedades: una variedad probada de lechuga de hoja suelta para balcones es Grand Rapids.
Producción de semillas: ciclo biológico anual; planta hermafrodita, flores hermafroditas; cruces difíciles; maduración de la semilla escalonada en julio-agosto; cantidad de 10-15 g/planta; duración de la germinación entre 2-3 años.

Notas
En el trasplante, el cuello no se entierra.
En las épocas más cálidas  se usan semillas de máxima calidad y se siembra denso, ya que el calor dificulta la germinación.
La recolección empieza en diferentes épocas según la estación de cultivo y las características de la variedad (primaveral, estival, otoñal, invernal) se puede recolectar prácticamente todo el año, algunas veces protegiendo los bancales con túnel
Es importante programar la siembra de la lechuga para que la recolección sea lo más larga posible
Por lo que respecta a las lechugas romanas y flamencas, de las que se recoge toda la planta, se valora el desarrollo del cogollo y la consistencia del corazón, es decir del núcleo interno de la planta. Los lechuguinos se cogen cuando tienen hojitas claras y tiernas, cortando por encima del cuello y dejando la raíz en el terreno que rebrote.
En cualquier caso, la recolección debe realizarse antes de la aparición del tallo floral.
Las lechugas sembradas en otoño y destinadas a pasar el invierno en la tierra deben entrar en la estación enraizadas bien, pero no excesivamente desarrolladas, ya que de ser así florecerían con los primeros calores.
En general, las lechugas son una buena fuente de vitamina A y C. El jugo de las hojas frescas bebido por la noche es muy eficaz contra el insomnio y estimula el intestino perezoso.
Con la pulpa, siempre de hojas frescas, se prepara una mascarilla hidratante muy útil para combatir las arrugas. El efecto cosmético se logra incluyendo abundante lechuga en la dieta.


PEREJIL
Petroselinum crispum


El por todos conocido perejil es originario de Africa septentrional, Asia y la región mediterránea. 

La planta está formada por numerosos pequeños tallos herbáceos, con hojas recortadas intensamente perfumadas.

En el segundo año de vegetación desarrolla en posición central un tallo acostillado, de hasta un metro de altura, que termina en una umbela compuesta por flores blancas, verdes o rosas.

La producción de semillas es muy abundante.
Es una de las plantas aromáticas más difundida en la cocina europea, empleada cruda o en cocciones prolongadas.


Origen: África, Asia y cuenca mediterránea
Familia: Umbelíferas
Aspecto: frondoso, hojas pinnadas que, según la variedad son rizads o lisas, florece en junio-julio del segundo año.
Ciclo productivo: anual; la planta tiene un ciclo biológico bianual
Clima: especie rústica, aunque prefiere climas templados con inviernos agradables. resiste el frío, siempre y cuando no dure mucho y no sea muy intenso.
Emplazamiento: el ideal es ligeramente sombrío, aunque soporta el sol.
Siembra: directamente en el bancal en hileras, de febrero a agosto. La germinación es particularmente lenta.
Cuidados: escarda y escarificado frecuentes. En maceta lo tenemos más fácil
Cosecha: de marzo a septiembre se cogen hojas con los tallos, cortando la vegetación a 2-3 cm del suelo para favorecer el rebrote.
Cortar las hojas continuamente hasta poco antes de la floración, tras esta, la planta deja de ser aprovechable.


Observación:
No plantar el perejil junto a la lechuga; armoniza bien con tomates y rabanitos.


RABANITO
Raphanus sativus

Origen: China, Japón
Familia: Crucíferas
Aspecto: de porte compacto, con hojas ovales cubiertas de una áspera pilosidad; según la variedad, se desarrollan tubérculos redondos, ovales o cilíndricos, de color rojo, blanco y rojo o blanco.
Ciclo productivo: anual; ocupa el terreno de 20-70 días.
Clima: indiferente, exposición soleada en invierno, media sombra en verano, temperatura óptima 15-25ºC
Emplazamiento: preferiblemente soleado, pero también progresa bien en semisombra resguardado del viento
Siembra: directa, todos los meses del año a voleo o en hileras con 20 cm de separación.
Germina a los 3-5 días con temperatura óptima de 25 ºC
Cuidados: escarda, no requiere abonado
Cosecha: en primavera unas seis semanas después de la siembra y, en verano unas cuatro semanas, cosechar siempre primero los rabanitos más gruesos; si se cosechan demasiado tarde se hacen ligeramente leñosos.
NOTAS
Los rabanitos pueden también sembrarse en recipientes suficientemente grandes entre tomates, lechugas, acelgas o perejil.
La recolección debe acabarse en poco tiempo, en cuanto los rábanos alcanzan las dimensiones de su variedad; los demasiado desarrollados son duros y ácidos. En los terrenos ricos y blandos se cogen mejores rábanos, dulces y crujientes.
El exceso de fertilizantes nitrogenados y el riego irregular provocan la rotura de la raíz comestible. El rábano no es un alimento particularmente nutritivo, pero es un buen complemento por su contenido en vitamina C y por su acción estimulante del apetito.

COL
Brassica oleracea , Berza también llamada "col milanesa"
Origen: Europa y Asia occidental
Familia: Crucíferas
Aspecto: compacto
Ciclo productivo: anual; incluye varias subespecies que tienen las mismas exigencias mediambientales
Clima: templado húmedo; hortaliza muy adaptable, resistente a bajas temperaturas; temperatura óptima 15-18ºC
Emplazamiento: Terrenos francos, profundos, frescos; pH que tienda a ácido
Siembra: en semillero protegido, enero-febrero; al descubierto marzo-septiembre a voleo. Trasplante 40-50 cms días después de la siembra.
Cuidados: escarda
Cosecha: abril-junio y septiembre-diciembre, 100-150 días después de la siembra; escalonada en función de las dimensiones y de la consistencia de la cabeza.

 La misma hortaliza puede ser utilizada con gusto en la decoración de jardines conjugando el terreno y los tonos de las especies. Estas en concreto las fotografié en unos jardines del centro de Zaragoza en la base de unos árboles. 
La Berza también llamada col milanesa tiene hojas rugosas o encrespadas, con nervadura prominente
Exigencias nutritivas: abono orgánico abundante, fertilizantes de alto contenido en nitrógeno y potasio.
Exigencias hídricas: normales en la fase de germinación, altas y constantes a continuación.
Compatibilidad: sólo las coles de hoja, con lechugas y espinacas.

ORÉGANO
Origanum vulgare
Origen: sur de Europa 
Familia: labiadas
Aspecto: porte extendido; hojas ovoides y aromáticas; pequeñas flores labiadas dispuestas en falsas umbelas, de color rosa, violeta rojizo o blanco; floración de julio a septiembre
Ciclo productivo: sembrar de marzo a abril, a 22ºC; requiere luz para germinar; plantar en macetas, jardineras o cuencos anchos, a una distancia entre sí de 20-30 cm; utilizar sustrato pobre en nutrientes, por ejemplo tierra de trasplante mezclada con arena; dejar a la intemperie a partir de principios de mayo y proteger contra las heladas tardías.
Cuidados: regar con moderación, no abonar, podar en octubre y durante el invierno dejar a la intemperie con protección o en un lugar libre de heladas y moderadamente luminoso.
Cosecha: recolectar hojas y puntas de tallos jóvenes a partir de finales de mayo de forma continuada; el aroma alcanza su máxima intensidad durante la floración, momento en que es conveniente cortar la planta para secar.

12/2/13

Plantas aromáticas y comestibles (1)

Un espacio para cultivar plantas aromáticas se encuentra siempre; unas macetas en el alféizar de la ventana de la cocina, un balcón, un rincón soleado del jardín, incluso si es del tipo rocoso, eligiendo variedades enanas, de hojas abigarradas. En un huerto, las plantas aromáticas se colocan en un bancal perenne, cerca de la casa para tenerlas a mano cuando se necesitan, y porque cuanto mejor se conocen, con más frecuencia se utilizan.
Las de cultivo anual, como el perejil o la albahaca, se insertan en medio de las demás hortalizas en sus bancales. Lo importante es que no falten nunca a la hora de condimentar ensaladas y demás platos.
Usadas con fantasía, imaginación y buen gusto, las hierbas aromáticas pueden alcanzar muevas y originales dimensiones en el arte de cocinar.



Algunas se prefieren frescas, otras destacan mejor sus propiedades después de haber sido secadas, tras la cosecha, que suele efectuarse antes de la floración. Los tallos cortados se cuelgan y se dejan secar en un lugar aireado y a la sombra.
La mejor forma de conservación es en tarros de material opaco, bien cerrados. Otras formas que no alteran el sabor y el aroma son la congelación, la conserva en sal o para la aromatización de aceite y vinagre.
Muchas esencias aromáticas se usan en la cocina añadiéndolas al principio de la cocción; otras pierden rápidamente su aroma y se incorporan al final o directamente en el plato. El perfume es específico y característico de cada especie, y se debe a la presencia en las hojas y en otros órganos de la planta de aceites esenciales, terpinas y sustancias complejas que caracterizan la esencia.
Muchas especies aromáticas son originarias de la cuenca mediterránea, pero otras provienen del norte de Europa. 
Los aceites esenciales contribuyen gracias a sus reconocidas propiedades terapéuticas, a hacer que los platos sean más digeribles, a estimular la secreción gástrica y otras funciones del organismo.
Es importante conocer bien las plantas aromáticas para evitar los excesos y las combinaciones impropias.

CEBOLLINO
Allium schoenoprasum 
Origen: Asia
Familia: Aliáceas (Alliaceae)
Aspecto: forma densas matas de hojas finas y cilíndricas; desarrolla umbelas florales de color violeta claro desde junio a agosto o septiembre, dispuestas sobre fuertes tallos
Ciclo productivo: perenne, aunque en nuestras zonas templadas la parte aérea muere en invierno y la planta germina en primavera.
Clima: prefiere las zonas de clima templado-cálido, también vegeta bien en clima frío.
Emplazamiento: soleado a semisombrío.
Siembra: en marzo-abril, en semillero, la germinación es muy lenta, por este motivo es preferible adquirir las plantas ya en maceta.
Cuidados: escarda y escarificado. Mantener húmeda la mezcla de forma regular pero evitar encharcamientos; desprender las inflorescencias estimula el desarrollo de las hojas, aunque no imprescindible; en invierno dejar en lugar fresco y luminoso. Cada 4-5 años durante el invierno, conviene dividir los bulbos pequeños y replantarlos a no menos de 25 cm.
Cosecha: unas seis semanas después de la siembra, cortar las hojas por la base unos 2 cm por encima del sustrato, y dejar que vuelvan a crecer los tallos. Es una planta con una gran capacidad de rebrote, favorecida en parte por el hecho de arrancar continuamente las hojas.


ACELGA
Beta vulgaris ssp. cicla
Origen: Oriente Próximo y zona mediterránea
Familia: Quenopodiáceas
Aspecto: hojas erectas y arrugadas; tallos blancos y amarillos o de color rojo intenso
Ciclo productivo: anual
Clima: templado
Emplazamiento: soleado a semisombrío
Siembra: a partir de finales de abril hasta junio a una distancia de 5-10 cm en macetas grandes o jardineras; aclarar las plantas jóvenes dejando una distancia de 20 cm (acelga roja) y 30 cm (acelga de tallo), eliminando las plantas más endebles.
Cuidados: mantener siempre húmeda la mezcla; abonar cada mes con abono bajo en nitrógeno
Cosecha: cosechar por primera vez las hojas a las ocho semanas tras la siembra, los tallos unas doce semanas, posteriormente de forma continua; en el caso de la acelga de tallo dejar las hojas interiores (corazón)
Especies/variedades: la variedad consolidada Lukullus, que es a la vez acelga de hoja y tallo; las variedades Vulkan, Feurio y Rhubarb Chard tienen tallos ornamentales de color rojo; la Bright lights tiene tallos de diferentes colores (tonos rojos y verdes).


CALABACIN
Cucurbita pepo

Origen: Centroamérica y sur de los Estados Unidos 
Familia: Cucurbitáceas 
Aspecto: crecimiento desplegado y extendido, algunas variedades también son trepadoras; hojas grandes color verde claro o con manchas plateadas cubiertas de una áspera pilosidad; flores en forma de trompeta de color amarillo dorado a naranja, época de floración de junio a agosto; frutos en forma de cilindro o mazo, según la variedad, de color verde, amarillo, blanco o a rayas.
Clima: cálido y templado
Emplazamiento: soleado, también ligeramente sombrío. Cálido y resguardado.
Siembra: a finales de abril, dos semillas en cada maceta; temperatura de germinación, en torno a los 20ºC; tras brotar eliminar la planta más débil  trasplantar en macetones anchos y colocar en el exterior a mediados de mayo; generalmente son suficientes una o dos plantas.
Cuidados: mantener siempre bien húmeda, pero no echar agua dentro de las flores; abonar cada semana.
Cosecha: unas seis semanas después de la plantación se pueden cortar continuamente los frutos maduros; tienen un sabor más delicado cuando su longitud es de 15-20 cm; no arrancar ni retorcer los tallos de los frutos sino cortarlos con un cuchillo afilado.

RÚCULA, RÚCOLA
Eruca sativa

Origen: región mediterránea
Familia: Crucíferas
Aspecto: forma una roseta de hojas lobuladas o profundamente hendidas de sabor picante a nueces.
Ciclo productivo: anual
Clima: mediterráneo
Emplazamiento: semisombrío a soleado
Siembra: desde abril hasta septiembre directamente en el recipiente disponiendo las semillas en hiladas a una distancia de 15 a 20 cm o como sembrar a voleo; cubrir las semillas con tierra solo ligeramente.
Cuidados: mantener húmeda de forma regular, evitando el encharcamiento; abonar una vez con una dosis baja o con abono libre de nitrógeno una o dos semanas tras la siembra.
Cosecha: de tres a cinco semanas tras la siembra, si se cortan las hojas individualmente pueden cosecharse varias veces; es preferible cosecharlas cuando son jóvenes y tiernas, pues las hojas de mayor edad cogen rápidamente un sabor demasiado fuerte, especialmente en verano.
Especies/variedades: la variedad Runway es de crecimiento especialmente rápido y tiene hojas de finas pinnas.


ALBAHACA

Ocimun basilicum
La albahaca procede de la India y se la conoce también como alhábega, alfábega, basilisco, hierba real o hierba de los reyes. Curiosamente en su país de origen no se utilizan en la cocina, lo cual es raro, habida cuenta de la cantidad de especias con que caracterizan su comida a nivel internacional.
Flor de la Albahaca
 En España, en cambio, se usan como condimento y como ingrediente de algunos platos. Posee propiedades terapéuticas porque activa la digestión y atenúa los espasmos gástricos.
La albahaca es protagonista en la historia de Lisabeta, narrada por Boccacio en el Decamerón, que regaba con sus lágrimas las plantas de albahaca cultivadas en el tiesto donde había sepultado la cabeza de su amante.


Origen: India
Familia: Labiadas
Aspecto: porte frondoso y erecto; hojas ovoides terminadas en punta, abombadas, brillantes y verdes, rojas o marrones rojizas en algunas variedades; flores pequeñas y blancas, a partir de junio hasta septiembre.
Ciclo productivo: anual; se adapta fácilmente al cultivo casero en maceta.
Clima: prefiere los climas templado-cálidos, le perjudica seriamente el hielo.
Emplazamiento: luminoso, también a pleno sol, cálido y resguardado.
Siembra: en febrero-marzo en semillero o cama caliente, en abril-mayo también en semillero aunque ya al aire libre, o directamente en el terreno. En este último caso se dispone en hileras, dejando un distancia de 25-20 cm entre cada planta. En mayo las plantas de semillero se trasplantan al terreno o se dejan en macetas cuando tienen entre 2 y 3 hojas verdaderas.
Cuidados: escarda frecuentemente y escarificado entre las hileras. Para favorecer las ramificaciones laterales, se desmocha la planta cuando tiene 4-6 hojas, esta operación se repite varias veces para eliminar las inflorescencias terminales en cuanto despuntan, de manera que se favorece la emisión continua de hojas jóvenes
Cosecha: se aprovechan solamente las hojas cogidas a partir del mes de mayo, escalonadamente, hasta las primeras heladas. El punto álgido de la producción se da cuando aparecen las primeras hojas. De todos modos, al desmochar la planta todavía en el semillero, se pueden obtener las primera hojitas de consumo.
La albahaca puede combinarse en jardineras o macetones con tomates de mata, lechugas y calabacines; las variedades de hoja rojiza resultan muy decorativas





4/2/13

AGUILEÑA Aquilegia caerulea

La Aguileña es una planta perenne, que no suele durar muchos años, pero su porte con rica floración y hojas verde grisáceo intenso, que recuerdan a las del perejil, las hace agradables para los no muy expertos.
Esta planta pertenece a la familia de las ranunculáceas  florece de mayo a julio produciendo grandes flores azules, violáceas amarillas en varios tonos, o blancas.
Las flores la forman cinco pétalos prolongados por abajo en forma de cuerno encorvados e imitando las uñas del águila; en estado salvaje crece en las zonas húmedas y sombrías, en los prados y a orillas de riachuelos, de donde fue llevada a los jardines, obteniendo variedades agradables y más adaptadas al uso doméstico.


Por sus peculiares y delicadas flores, es una planta muy apropiada para formar arriates, rocallas y adornar orillas de estanques; también puede usarse como flor cortada, es muy duradera
Está reputada como antiescorbútica y diurética,  pero como esos usos medicinales solo pueden llevarlos a cabo manos expertas, es recomendable evitar que entre en contacto con los niños. Su toxicidad se encuentra incluso en las semillas.
Las aguileñas son plantas tenaces y de fácil mantenimiento. Las formas antiguas resultan casi indispensables en un jardín semisilvestre y aunque tienden a ser de corta vida, se extienden y reproducen por sí mismas a partir de semillas.
 Preciosa imagen de una aguileña silvestre


Respecto al suelo, la mayoría, alcanzan igual éxito en terrenos ligeros como en los pesados, con tal de que no se encharquen y no sean muy calizos.
Situación: Aguantan el pleno sol, pero prefieren sombra moderada, Las mías prosperan bajo árboles (variedades antiguas de Aguileña vulgaris).
Riego y nutrición: 
Las podemos aplicar fertilizante en otoño y primavera. Durante la canícula veraniega solo regaremos con agua, pero abundantemente, pues hay que mantener el suelo siempre húmedo. Es resistente a las heladas.
Como consejo interesante, hay que cortar las cabezas de las flores una vez se hayan marchitado y antes de que se extienda la semilla, también podemos dividirla cada tres años, si cultivamos diversas variedades y aprovechar los retoños que broten espontáneamente.
Si la lluvia o el viento hacen peligrar los tallos de las más altas, conviene entutorar la planta con ligeras estaquillas.






También conviene cortar toda la parte aérea en otoño para que en primavera brote con más fuerza.
Infecciones corrientes son los áfidos y la roya. hay un tipo de cochinilla específica que ataca a la aguileña, aunque también puede verse afectada por minadores de hojas. La aparición del oídio es bastante frecuente, por lo que se debe aplicar un fungicida eficaz. 
Tamaño:
 La mayoría de las variedades corrientes de arriate, llegarán a 1 metro por 50 cm al cabo de un par de años.