1/9/13

ALTEA (Hibiscus syriacus)

La popularmente llamada Altea o Rosa de Siria es un arbusto-árbol perteneciente a la familia de las Malváceas, aunque comercializada como planta de jardín se la puede encontrar en un hábitat silvestre en laderas de montaña, su origen es desconocido, pero se ha introducido con naturalidad en Europa, China, India y por toda Asia.
Es una planta de hoja caduca que crece hasta 3 o 4 metros según la tratemos. 

La que tengo en casa directamente en el jardín está muy cerca de los cuatro y cada año le podo sus larga ramas hasta dejarla en unos 2,5 m. unos 0.60 m sobre su único tronco ramificado en tres brancas principales. No obstante se puede tener en maceta en varias plantas compartiendo maceta o con un único tronco. Como el resto de Hibiscus le podemos ir dando la forma que queramos.
Su crecimiento es regular, tirando a rápido y una vez pasado el verano pierde todas sus flores y hojas.
Una particularidad de las flores es que son hermafroditas, por lo cual cada una posee órganos masculinos y femeninos que son polinizadas por los insectos.
El H. syriacus es adecuada para suelos bien drenados pero húmedos y algo ricos en arena y arcilla con un PH neutro. Puede crecer en semi sombra bajo otros árboles más altos o sin sombra también aguanta el sol directo siempre que se alimente bien.
Las flores son espectaculares y muy numerosas. La variedad más simple tiene la flor
más parecida a los Hibiscus comunes

Uno de los muchos capullos florales 

USOS MEDICINALES
Sus hojas tienen propiedades diuréticas y combaten algunas enfermedades de la piel. La corteza contiene varias sustancias activas en medicamentos anti-inflamatorios y hemostáticos. Se utiliza también en el tratamiento de la diarrea, disentería, dolores abdominales y otras varias.
En maceta podemos plantar una cuantas estacas si queremos
una planta baja y con volumen.


DETALLES DE CULTIVO Y PROPAGACIÓN.
Como ya he comentado le gustan los suelos ricos y fértiles y resiste una temperatura en invierno de hasta -15/20º C. En zonas frías, necesitarán protección durante los primeros inviernos y las flores solo se abrirán en tiempo soleado.
La propagación puede ser por semillas en primavera y se produce bastante rápidamente, luego del semillero deberemos trasplantarlas a macetas individuales cuando son lo suficientemente grandes para manejarlas.
Las estaquitas semileñosas o esquejes de unos 10 cm enraizan con facilidad si las despojamos de hojas para evitar la evaporación.
Particularmente prefiero este último método que es el que he empleado para hacerme con mis ejemplares. La mejor época es hacia final de la primavera, y la mejor zona para coger esquejes son los brotes laterales que no tengan flor.
Las flores en su variedad sencilla son acampanadas y brotan en gran cantidad. A lo largo del día pueden cambiar de color desde el blanco rosado hasta un color más oscuro durante la tarde.
Podemos ver flores en nuestra Altea desde finales de primavera hasta principios de otoño.
La forma del árbol se la damos nosotros en las podas anuales



SÍNTOMAS DE ENFERMEDAD
Algunos capullos florales caídos nos indicaran que se la está regando poco o tal vez demasiado.
A los pulgones y ácaros le gustan estas plantas, por lo que deberemos estar atentos a la posibilidad de que la planta coja enfermedades, por otra parte fáciles de tratar con el producto apropiado, sean pulgones o escarabajos.
Las ramas de la Altea pueden crecer rectas como el bambú y superar los 2 m.