9/2/14

CALCEOLARIA

Aunque se integran muchas especies en el género, las Calceolaria que se cultivan en interior generalmente pertenecen a C. herbeohybrida (también se conoce como C. crenatiflora o C. multiflora) Son plantas de follaje decorativo, que florecen una sola vez. En las tiendas se encuentran plantas procedentes de siembra en primavera, que han pasado el invierno entre 7 y 10ºC y se venden en la siguiente primavera, cuando empiezan a nacer y abrirse sol capullos. El periodo de floración en interior suele durar un mes; después son desechadas.

Las hojas de la Calceolaria son grandes, casi 20 cm de diámetro, toscamente acorazonadas y agrupadas en un tallo central. Entre el follaje aparecen pedúnculos florales de 30-60 cm con racimos de flores abiertos, en forma de bolsa o zapatilla, de tamaño diferente según la variedad ( entre 1 y 5 cm de diámetro), con uno o varios tonos de rojo, naranja, amarillo o marrón rojizo. Muchas de las flores presentan manchas y contrastes de color.

Para que las Calceolaria florezcan el mayor tiempo posible, necesitan luz intensa, pero no solar directa, en la posición más fría posible, con riego abundante para que la mezcla esté continuamente húmeda. Si la mezcla se seca en algún momento, la planta se estropea.

El mejor método de riego es por inmersión, introduciendo es tiesto en un barreño con agua, para que la mezcla se empape totalmente.
Cuando empiecen a surgir burbujas en la superficie, se saca el tiesto del barreño, el exceso de agua se eliminará por el agujero de drenaje de la maceta. manteniendo el tiesto húmedo sobre una bandeja de guijarros en agua, se alarga la vida de la Calceolaria, al mejorar el nivel de humedad.

Debe prestarse atención a los pulgones, enemigos mortales de estas plantas, que pueden multiplicarse enormemente en pocos días.
Estas plantas anuales, son originarias de América del Sur, sus flores de aspecto de zueco le dan nombre, proviene del latín "Calceolus".
Debido a su atractivo colorido y a sus flores de forma desusada es una planta de interior muy popular, pero es más bien exigente; no debe ponerse nunca en un ambiente demasiado cálido o en corrientes de aire, porque esto supondría una invitación a los afídidos.


Consejos de cultivo y datos curiosos.
Familia: Escrofulariáceas
Procedencia: Chile
Aspecto: flores amarillas, también con manchas rojas, panículas con flores individuales redondeadas, porte frondoso y muy ramificado, los tallos se descuelgan con el tiempo.
Emplazamiento: luminoso, pero no a pleno sol o semisombrío, resguardado de la lluvia.
Siembra: de enero a febrero, a una temperatura de germinación de 15ºC en el caso de las variedades que se pueden multiplicar por semillas.
Plantación: a partir de primeros de mayo, con una distancia de 20 a 25 cm entre plantas.
Cuidados: regar frecuentemente; abonar todas las semanas con una dosis baja; eliminar las flores marchitas; en invierno, alojar en un lugar luminoso a una temperatura de 5-10ºC.
Multiplicación: mediante esquejes cortados a finales de verano o afinales de enero y en febrero de plantas que se hayan mantenido en invierno.
Aplicación en jardinería: admite múltiples combinaciones; queda bien, por ejemplo, con geranios, lobelias, heliotropos, salvia roja, claveles, begonias y ageratos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario